En el blog de hoy os comparto una entrevista que me han realizado hace poco y que para mí ha sido todo un placer y un honor. Estoy muy contenta de haber tenido la oportunidad de participar en un proyecto así y poder aportar mi grano de arena para que los más jóvenes vean que es posible iniciar caminos por uno mismo.

La entrevista ha sido realizada por Queeng Lei Beloso, estudiante del Grado de Enfermería. Dicha entrevista se encuadra dentro de la asignatura Innovación y emprendeduría, dentro de la mención de Estrategias de Liderazgo y Responsabilidad Política.

  • Es evidente que empezar tu propio negocio no es nada fácil, pues conlleva mucho trabajo y mucha incertidumbre de si va a funcionar o no, si todo lo invertido tanto económicamente como de esfuerzo dará sus frutos. Pero, a pesar de conocer esta situación, ¿por qué has decidido abrir tu propia consulta? ¿Cuáles fueron tus motivaciones?

La idea de abrir mi propia consulta surgió a raíz de algunas colaboraciones que me fueron ofreciendo a nivel profesional, pero en el fondo era una idea que siempre me había rondado por la cabeza. Me decidí porque si lo analizas demasiado, nunca es un buen momento para empezar, así que este era el mejor momento que iba a tener; si salía bien, pues estupendo, pero si salía mal al menos lo había intentado y podía quedarme con la conciencia tranquila conmigo misma. La principal motivación para abrir la consulta fue llegar a sectores de población muy diferentes a los que normalmente atiendo en el sector público. Creo que esta diversidad me enriquece personal y profesionalmente al poder ayudar a más personas.

  • Para la creación de tu propia consulta, ¿qué proceso has seguido?

El primer paso fue informarme de los requisitos legales necesarios para poder llevar a cabo el proyecto. Los primeros pasos son, quizás, los más pesados por la burocracia, por eso es fundamental contar con una persona especializada que pueda irte asesorando en estos aspectos. Una vez que la burocracia estuvo lista, en mi caso, los siguientes pasos fueron la creación de una página web ( www.mariarobles.es ) y de redes sociales para poder ir dando a conocer el proyecto.

  • ¿Has tenido que buscar inversores? ¿Cómo has manejado tu plan financiero?

En mi caso no he tenido que buscar inversores; como era algo que ya planeaba hacer en algún momento, ya tenía un plan de ahorro para poder afrontar los costes iniciales y poder empezar el proyecto sin contraer deudas.

  • En cuánto a aspectos jurídicos, es bien conocido el hecho de que no nos encontramos dentro de un contexto que facilite que una persona sea emprendedora. ¿Qué trámites burocráticos fueron los más relevantes en tu caso? ¿Crees que se tendría que cambiar algún aspecto?

Como decía antes, creo que los trámites burocráticos son el aspecto más complicado a la hora de iniciar un proyecto emprendedor. Hasta que empecé a interesarme por abrir mi propia consulta desconocía por completo la legislación que tenía que cumplir. Una vez que empiezas a informarte te das cuenta de lo difícil que es hacer las cosas bien; incluso existen vacíos legales en los que nadie sabe asesorarte al 100%. En mi opinión, debería de revisarse esta legislación y facilitar que los emprendedores tengan un asesoramiento o unas pautas claras de cómo hay que llevar a cabo este proceso.

  • Existen grandes evidencias sobre la falta de psiquiatras para poder aplicar el plan de salud mental de la Generalitat, lo que aumenta las posibilidades de que los médicos especializados en dicho ámbito encuentren trabajo. ¿Por qué no conformarse con trabajar dentro del equipo hospitalario? ¿Qué te da uno que el otro no ofrece? ¿Existe alguna diferencia?

En mi caso sí que existe diferencia. En el sector público, además de haber una mayor presión asistencial, el tipo de paciente suele ser diferente y las demandas también. En la consulta, sin embargo, suelo atender a personas que aunque tienen las mismas patologías, presentan unas características relacionases y vivenciales distintas. Eso es muy enriquecedor como profesional porque atiendo a poblaciones muy diferentes, y también se traduce en beneficios para mis pacientes ya que me obligo a estar en constante actualización.

  • ¿Alguna vez tuviste en mente la posibilidad de fracasar? ¿Alguna vez tuviste miedo? Si es así, ¿qué te hizo seguir en vez de frenar?

Es cierto que la posibilidad de fracasar existe, y por ello siempre que iniciamos un nuevo camino o se produce un cambio en nuestras vidas es normal tener miedo. Pero es importante ser consciente de los miedos y ver si estos están fundados. En mi caso se dieron una serie de circunstancias que me permitieron empezar poco a poco y sin presión, por lo que nunca me planteé frenar.

  • ¿Cuáles fueron tus principales retos? ¿Eran los esperados? ¿Cuáles fueron tus actitudes para enfrentarlos?

Mi principal reto era poder ayudar a mas personas. Había decidido centrar mi carrera en las adicciones y la patología dual y ese aspecto me ha llevado a la labor que desempeño en la sanidad pública. Pero también tengo claro que mi profesión es vocacional, así que supone un reto mayor ayudar a otras personas que me encontraba fuera de esta subespecialidad en adicciones y patologia dual. Patología dual hace referencia a la coexistencia de una adicción y otra enfermedad mental, por lo que aunque estoy especializada en adicciones, no es nuevo para mí abarcar otras enfermedades mentales y eso me llevó a abarcar otros aspectos diferentes gracias a la consulta privada.

  • ¿Cuáles son las dificultades que te vas encontrando por ser emprendedora? ¿Cómo te organizas?

Creo que la planificación es fundamental para que las cosas salgan bien, pero siempre hay que dejar un margen de flexibilidad para las cosas imprevistas que surgen, porque siempre ocurre algo inesperado. Quizás la principal dificultad es la correcta gestión del tiempo. Los emprendedores tienen dificultades para compaginar las tareas laborales con la vida personal y yo estoy en estos momentos aprendiendo a manejar este reto.

  • ¿En qué te diferencias de los demás? ¿Qué ofreces tú que otros no tienen? ¿Cuáles son tus medios para darte a conocer?

Creo que mi principal virtud es que los pacientes me sienten muy cercana, con gran capacidad de empatía. Creo que la Psiquiatría es una especialidad que está muy estigmatizada, y a menudo las personas viven como un fracaso acudir al psiquiatra, mientras que ven con normalidad acudir a otros médicos, como por ejemplo al traumatólogo o al neurólogo… y esto genera mucho​sufrimiento a las personas. Considero que la enfermedad mental debe tratarse con naturalidad y enseñar a los pacientes a modificar su percepción de lo que les ocurre en la vida, y si no se puede, a vivir con ello. No me gusta trabajar con etiquetas porque lo que importa es el sufrimiento que tiene la persona, no cómo se llama la enfermedad que ocasiona ese sufrimiento. Creo que hay que ayudar a la persona e individualizar cada situación; es preciso estudiar y estar al corriente de los avances, pero también salirse de los libros en ocasiones. Creo que todo eso es lo que me hace diferente y lo que mis pacientes valoran de mi, además de mi interés en estar siempre actualizándome. Así que aunque creí que los medios más importantes para darme a conocer iban a ser las redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter) y la actualización de la página web, me he dado cuenta de que lo que más puertas me abre son mis propios pacientes.

  • ¿Qué consejos le darías a una persona que quiere abrir su propia consulta?

Si alguien quiere iniciar esta aventura yo le animo sin ninguna duda porque es gratificante ver cómo uno es capaz de ir construyendo algo en lo que cree. Mi recomendación es que busque asesoramiento para ir realizando cada paso sobre seguro, y sobre todo, que no tenga prisa. Eso te permitirá ser consciente de cada paso que das, y de las trampas que uno mismo puede ponerse, y que a veces resultan más importantes que las dificultades exteriores.

  • ¿Qué actitudes crees necesario tener para el éxito?

Bueno, no sé si puedo decir que yo he conseguido el éxito, porque no se exactamente a qué llamamos éxito, pero sí que me siento afortunada del camino emprendido y del proceso realizado. Creo que la constancia y el esfuerzo diario no son sustituibles por nada, cada paso cuenta. Cada fracaso nos hace aprender, cada piedra nos ayuda a buscar nuevos caminos. Aprender de los errores, seguir intentándolo, estudiar cada día y creer en lo que haces creo que son las actitudes necesarias para sentirte a gusto con lo que estás haciendo.

  • Si tuvieras la oportunidad de volver atrás, ¿volverías a hacerlo? ¿Qué cambiarías?

Volvería a hacerlo, sin duda. Creo que no cambiaría nada porque cada tropiezo me enseñó muchas cosas, y me siento agradecida porque he tenido el apoyo de grandes profesionales que me han ido ayudando y asesorando en cada paso, y en todos los ámbitos de este proyecto, que son muchos.