La comunicación puede situarse en tres niveles diferentes:

  1. Intrapersonal: cuando una persona se envía un mensaje a sí misma.
  2. Interpersonal: cuando dos personas se envían mensajes entre ellos.
  3. Pública: cuando varias personas se comunican entre sí.  Es la comunicación que se realiza más comúnmente.

¿Cuáles son las barreras que nos encontramos en la comunicación?

Algunos de los factores personales que influyen en la comunicación son:

  1. La Percepción: es la imagen que uno se hace del mundo y del otro es un elemento esencial en la comunicación. La percepción es un gesto personal ya que todos los datos que un individuo posee sobre el mundo deben pasar por sus sentidos.  La percepción siempre es selectiva.
  2. Los valores: están muy relacionados con la autoestima e influyen en gran manera en el proceso de comunicación porque son diferentes para cada uno, a veces se intenta imponer en el interlocutor. Los sistemas de valores difieren entre las personas por varias razones: edad, transición de la infancia a la adolescencia, el mundo del trabajo, los estudios, la situación de pareja, las relaciones parentales, la educación recibida…
  3. Las creencias: pueden influir en la manera de comunicar. Las creencias pueden clasificarse en tres formas:
    a. Racionales: las que están basadas en evidencias conocidas.
    b. Ciegas: las que uno adquiere en ausencia de evidencia.
    c. Irracionales: las que uno conserva a pesar de las evidencia contrarias.
  4. Los aspectos sociales. Cada sociedad y cada cultura suministran a sus miembros su propia explicación sobre las estructuras y sobre el significado que se les da a las cosas.
  5. Los aspectos culturales: la cultura enseña a los individuos como comunicar a través del lenguaje, los gestos, los vestidos, la comida, la forma de utilizar el espacio…
  6. Los aspectos familiares: los miembros de una familia se relacionan de acuerdo con ciertas disposiciones que por lo general no son establecidas en forma explícita, o siquiera reconocida.
    Constituyen la estructura de la familia que es la que mantiene las interacciones y éstas son la causa de queja o del bienestar de los miembros de la familia..
  7. Otros aspectos:  estado anímico, cansancio, preocupaciones, ansiedades, miedos…

Además, también existen fenómenos psicológicos y afectivos que distorsionan la comunicación:

  1. Efecto halo: la idea que nos hacemos la fundamentamos en un rasgo favorable o desfavorable, lo que nos predispone a favor o en contra del emisor.
  2. Prejuicios o ideas preconcebidas: los rasgos físicos o circunstancias que tiene la otra persona, lo identificamos con cualidades positivas o negativas, para extraer elementos de juicio sobre el mensaje que nos da.
  3. Estereotipos: son similares a los prejuicios, si bien se diferencian en que están basados en imágenes mentales, arraigadas en las personas y en el medio en que viven o del que proceden.
  4. Proyección: atribuir los propios sentimientos o características a la otra persona, haciéndola más fiable, creíble, coherente, por el sólo hecho de que creemos que se parece a nosotros, y rechazar a todas aquellas personas que no se nos parezcan.
  5. Expectabilidad: la predisposición a que ocurra aquello que se espera.

Todos estos factores influyen en la comunicación entre las personas; al ser seres que necesitamos comunicarnos constantemente con el mundo que nos rodea, cuando tenemos problemas de comunicación es frecuente que aparezcan alteraciones del estado de ánimo y/o trastornos de ansiedad.