A menudo, el posparto y la llegada de un bebé suele rodearse de una atmósfera de dudas, miedos y sentimientos encontrados. Las nuevas madres se ven sometidas a mucha presión, tanto la impuesta por la sociedad en la que vivimos hoy como la que no autoimponemos nosotras mismas.

La sociedad de hoy en día nos vende la imagen de mujeres perfectas que tienen que saber cuidar al bebé desde el minuto 1, porque para eso han estado todo el embarazo leyendo e informándose de todo a la vez que trabajaban y llevaban la casa. Además hay que recuperarse de los cambios físicos del embarazo en poco tiempo, porque hay que demostrar que somos súper-mujeres que se cuidan y que además de cuidar a los demás deben estar perfectas. No hay tiempo para que las hormonas vuelvan a sus niveles normales sino que no se pueden tener cambios emocionales, hay que estar bien y alegre, porque es un momento de mucha felicidad en el que se debe disfrutar todo al 100%.

Esta imagen que nos venden genera justamente lo contrario: ansiedad, estrés, sentimientos de culpa, miedo a fracasar, a no estar a la altura. Genera irritabilidad, frustración, miedos irracionales… y si no somos capaces de identificarlo y frenarlo a tiempo pueden aparecer trastornos de ansiedad, trastornos de sueño, alteraciones del estado de ánimo

Está bien tener miedos, está bien sentirse perdido, está bien no saber qué hacer. Nadie nace aprendido, poco a poco todo se aprende y lo que el bebé necesita es una madre tranquila que tenga ilusión por el momento, no una madre que ya sepa todo lo que hay que hacer. Porque nunca se sabe todo y cada bebé es un mundo. Al igual que cada madre es un mundo.

Disfruta de la experiencia, para tu bebé eres la mejor madre del mundo. Y las cosas que de verdad importan están en el corazón, no en la barriga ni en las estrías. Llorar forma parte del proceso, de la revolución hormonal, y poco a poco todo vuelve a su cauce. Las prisas no sirven de nada, has tardado 9 meses en llegar hasta aquí, en 10 días no vas a cambiar todo lo ocurrido dentro de ti en ese tiempo.

Aquí os dejo el enlace a un blog: psicosupervivencia. Es el blog de una de las mejores personas que te puede regalar la vida, y yo tengo la suerte de ser su amiga. En él no habla exactamente del posparto, pero habla de las dudas que surgen a muchas mujeres a la hora de decidir tener hijos o no. En otros post habla de muchos temas relacionados con el embarazo, el parto y el posparto, y explica cómo lo ha ido viviendo ella en primera persona.