Cannabis y riesgos para la salud mental en consumidores habituales

maria-robles-cannabis-riesgos-salud-mental

El cannabis es una sustancia que se obtiene de la planta Cannabis Sativa, de cuyas hojas, tallos, resina y flores se elaboran la marihuana y el hachís. Sus efectos psicoactivos se deben fundamentalmente al THC (Tetrahidrocannabinol), uno de los principios activos de esta planta.

En función de la parte consumida y su forma de elaboración, podemos clasificar los derivados del cannabis en tres grupos:

  • Marihuana: preparado con hojas secas y flores, que contiene entre 6 y 14% de THC.
  • Hachís: preparado de resina segregada por la planta de cannabis o que se obtiene hirviendo la planta. Contiene entre un 15 y un 30% de THC, dependiendo de la variedad.
  • Aceite de hachís: preparado mediante la destilación de la planta en disolventes orgánicos. Puede alcanzar hasta un 65% de THC.

Según los datos de la última encuesta EDADES publicada en España, el cannabis es la cuarta droga más consumida, por detrás del alcohol, el tabaco y los hipnosedantes. Hay un mayor porcentaje de consumidores de cannabis entre los menores (15-17 años) que entre los mayores de 35 años (17.1% vs 5.5%). En España se suele consumir más marihuana que hachís.

Existe una gran tendencia en la sociedad actual a pensar que el consumo de cannabis es inocuo para la salud y que no ocasiona ningún tipo de trastorno, la percepción de riesgo es muy baja, lo que contrasta con la alta percepción de disponibilidad de adquisición del mismo. Por ello es muy frecuente, tal y como se ve en la encuesta EDADES, que el inicio de su consumo se de en la adolescencia temprana.

Pero, ¿afecta igual consumir cannabis en la adolescencia que en la adultez? No, se ha demostrado que el cannabis tiene efectos en la plasticidad neuronal

¿Existe evidencia científica de trastornos mentales derivados del consumo de cannabis? La respuesta es clara y contundente: . Veamos algunos de estos ejemplos:

  1. Trastornos psicóticos 

En primer lugar, pero no por ello más importante tal y como hemos visto en este post, el consumo de cannabis produce un incremento del riesgo de desarrollar psicosis en la edad adulta. Podéis descargar el artículo aquí.

El consumo de cannabis en la adolescencia es un factor de riesgo para desarrollar esquizofrenia.

El consumo precoz de cannabis se asocia con psicosis en edades más tempranas.

Además, el consumo crónico de cannabis en pacientes que presentan algún trastorno psicótico produce un deterioro en las habilidades neurocognitivas (aprendizaje verbal, memoria de trabajo verbal, inhibición motora…).

  1. Trastornos afectivos

Se ha relacionado el consumo de cannabis en la adolescencia y el riesgo de padecer hipomanías en la edad adulta temprana.

Algunos estudios indican una leve asociación entre consumo de cannabis y depresión, con un efecto dosis-respuesta.

  1. Trastornos de ansiedad 

Se ha relacionado el consumo elevado de cannabis durante la adolescencia con el incremento de los niveles de ansiedad.

  1. Alteraciones de la memoria

Se ha asociado el consumo de cannabis con alteraciones en la memoria a corto plazo.

Se ha relacionado el consumo de cannabis con alteraciones de la atención y, con ello, de la memoria. También se ha relacionado el consumo crónico con disminución de la capacidad de aprender y recordar nueva información.

También se ha visto que puedo producir una disminución del flujo sanguíneo en algunas regiones cerebrales, entre las que destaca el hipocampo (el cual tiene una importante función en la memoria).

El consumo de cannabis en la adolescencia se ha relacionado con dificultades de aprendizaje y de memoria en la edad adulta, además de una peor memoria de trabajo en la edad adulta.

También se ha visto que las funciones ejecutivas se ven alteradas hasta, al menos, 28 días después de la abstinencia.

Un reciente meta-análisis refiere que el consumo de cannabis da lugar a un empeoramiento de las funciones cognitivas, agravándose con la edad.

  1. Cambios cerebrales neuroadaptativos

Se ha constatado que el consumo crónico de cannabis produce cambios a nivel cerebral.

  1. Alteraciones en el procesamiento de la información

Se ha relacionado el consumo de cannabis con la evitación de aquellos estímulos que provocan ansiedad, lo que sugiere una mayor sensibilidad a la ansiedad. También se han visto alteraciones en el procesamiento de la información.

  1. Alteraciones en la atención

Se ha asociado el consumo de cannabis con alteraciones en los procesos de atención sostenida y transitoria, lo que da lugar a un deterioro en el rendimiento la memoria.

  1. Trastornos de la personalidad 

Se ha publicado que puede existir una relación entre el consumo de cannabis y los trastornos de personalidad límite y antisocial.

  1. Trastornos de conducta

Se ha relacionado el consumo de cannabis con una mayor frecuencia de agresiones que precisan de atención en el servicio de urgencias.

  1. Trastornos del sueño 

Existe evidencia de que el inicio de trastornos del sueño durante la infancia o la adolescencia es un factor de riesgo para el inicio precoz en el consumo de cannabis, existiendo una relación bidereccional por lo que sería fundamental el tratamiento precoz de los trastornos del sueño.

Se ha relacionado el consumo de cannabis con un patrón de sueño desesctructurado.

También ha sido muy reportada en la literatura la relación entre la abstinencia al cannabis y el insomnio.

Tal y como se afirma en este artículo, la principal preocupación de todas estas alteraciones está en aquellos consumidores habituales, especialmente los más jóvenes, que presentan un rendimiento cognitivo inferior al esperado como consecuencia del consumo regular durante una etapa crucial para el desarrollo mental y académico como es la adolescencia, y cuyas consecuencias personales pueden no ser tan reversibles. Por ello se necesita seguir investigando sobre las alteraciones a corto y largo plazo del cannabis en el sistema nervioso central.

Read More

Proyecto internacional erradicación Virus de la Hepatitis C

maria-robles-INHSU

Durante el día de hoy ha tenido lugar el Barcelona el primero de los talleres que se realizarán en España para el abordaje y tratamiento de la Hepatitis C desde la atención comunitaria. Se trata de un proyecto fruto de la colaboración entre Australia y España en el marco de la lucha contra la erradicación de las hepatitis víricas.

Estos talleres son convocados por la International Network on Hepatitis in Substance Users (INHSU), que es una organización internacional dedicada al intercambio de conocimientos científicos, la traducción del conocimiento y el apoyo centrado en la prevención y atención de la hepatitis C entre las personas que usan drogas.

La Hepatitis C es una enfermedad infecciosa que se transmite por el virus de la hepatitis C.

La hepatitis C se transmite por vía sanguínea:

  • mediante un pinchazo accidental ¡ con una aguja contaminada con sangre infectada
  • al realizarse un tatuaje o una pendiente en alguna parte del cuerpo
  • al realizar intercambio de jeringuillas
  • al compartir los instrumentos para inhalar sustancias
  • al compartir objetos de higiene personal (cuchilla de afeitar, cepillo dental…)
  • mediante las relaciones sexuales duras o cuando la mujer tiene la menstruación, si ésta es portadora del virus

Esta infección afecta principalmente al hígado. En un primer momento tiene lugar la infección aguda por el VHC, el 25% de estos pacientes van a expulsar el virus espontáneamente, pero el 75% restante padecerá una hepatitis crónica si no se trata.

Las principales complicaciones de la hepatitis C son la fibrosis hepática, la cirrosis y el hepatocarcinoma, complicaciones que suelen aparecer de forma tardía tras más de 20 años de evolución de la enfermedad.

El diagnóstico se realiza mediante una analítica sanguínea en la que se solicita una serología del virus de la hepatitis C, y una vez que se han detectado anticuerpos contra el VHC se debe solicitar una carga viral para conocer si la persona está infectada actualmente o ha estado infectada en el pasado. Si la carga viral es positiva el paciente está infectado ahora y deberían realizársele pruebas de imagen para poder estatificar la enfermedad.

Antiguamente el tratamiento era el Interferon, el cual tenía múltiples efectos secundarios, pero a día de hoy existen varios fármacos antiinfecciosos que se toman por vía oral en una sola toma diaria, lo que facilita en gran medida la adherencia y el cumplimiento del tratamiento. Además los efectos secundarios son mínimos y en muchos casos inexistentes.

Por ello, si estás infectado por el VHC o conoces a alguien que puede estarlo, no dudes de ir a tu médico de cabecera pues a día de hoy la tasa de curación con los nuevos tratamientos es superior al 90% y el tratamiento ha de ser tomado durante mucho menos tiempo.

La Organización Mundial de la Salud se ha propuesto la erradicación de la hepatitis C, puede que, si todos colaboramos, dentro de unos años podamos hablar de la hepatitis C como una enfermedad pasada.

Por todo ello estoy muy contenta de haber podido participar en un proyecto internacional de estas características; espero que llegue a mucha gente y todos podamos aprender de nuestras experiencias e ir caminando juntos con el fin de lograr la erradicación.

Aquí se puede encontrar toda la información sobre el proyecto.

Read More
Call Now Button