Trastorno límite de la personalidad

María Robles Psiquiatra trastorno límite de la personalidad

El Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) es un concepto relativamente nuevo, ya que en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales no aparece hasta 1.980 ( DSM-III ) , aunque ya en 1.884 el psiquiatra C. Hughes se refirió a él con el término Bordeline. Se llama así por considerarse que estaba en el límite entre las neurosis y las psicosis, aunque esa idea se ha abandonado y se considera una entidad propia.

Es el más frecuente de los trastornos de personalidad, estimándose que afecta a un 1,8% de la población, siendo más frecuente en las mujeres.

Se caracteriza por inestabilidad emocional, de la autoimagen y de la conducta, pensamiento polarizado y dicotómico, impulsividad y relaciones interpersonales caóticas.

Se inicia en la infancia o adolescencia, y siempre antes de los 25 años.

Tiene peor pronóstico:

  • cuanto más precoz aparece
  • si en la adolescencia hay abuso de drogas o conductas suicidas
  • si no hay conciencia de enfermedad o se niega a hacer tratamiento.

La conducta suicida, parasuicida o autolesiva en las personas con trastorno límite de la personalidad es mucho más frecuente que en otros trastornos mentales y se estima que hasta un​ 70% han tenido conductas de este tipo.

Entre sus síntomas más prevalentes destacan:

  • Miedo al abandono
  • En ocasiones actitud de hipercomplacencia para evitar el abandono
  • Relaciones interpersonales inestables
  • Elevada impulsividad
  • Autolesiones como manera de aliviar el malestar psíquico
  • Cambios de estado de ánimo frecuentes
  • Sentimientos de vacío
  • Explosiones de ira intermitentes
  • Muy baja autoestima
  • Relaciones inestables con sus iguales
  • Graves problemas de funcionamiento o adaptación en varios ámbitos de la vida diaria

El trastorno límite de la personalidad suele generar gran sufrimiento para la persona que lo padece, que es cosnciente de sus dificultades para la gestión de las emociones y de la impulsividad. Y de la misma manera, genera gran sufrimiento en las personas que están a su alrededor, puesto que con frecuencia quienes están más allegados son los que sufren más estas dificultades de la persona.

Read More

Síndrome de Dhat

María Robles Síndrome de Dhat

España en los últimos años ha vivido una gran migración de personas procedentes de países del subcontinente indio, siendo el segundo país de Europa continental en cantidad de personas inmigrantes de la India.1

Esta realidad nos obliga a estar actualizados sobre las características culturales y patologías mentales más prevalentes de esta población

La cultura se describe como la colección de valores, creencias, comportamientos sociales y lenguaje que se transfieren de generacion en generacion y que uno generalmente adopta de la comunidad, en la que nace, crece o con la que se identifica. 

Por ello, la psiquiatría transcultural se basa en el estudio, seguimiento y tratamiento de los transtornos mentales relacionados con el contexto cultural en el que se producen y se expresan.

Un ejemplo de síndrome que se trata en la psiquiatría transcultural y que decidimos publicar en este blog por su creciente incidencia en Barcelona, es el síndrome de Dhat.

Dhat o Dhatus es una palabra de origen sánscrito que significa el elixir que constituye el cuerpo,2,4siendo el Síndrome de Dhat (SD) descrito como la pérdida de Dhat a través del semen.2,4

El SD se recoge en el DSM-IV-TR como un síndrome transcultural,4mientras que en el DMS-5 se engloba dentro de los trastornos culturales de angustia.6Sin embargo, hay gran controversia, puesto que algunos autores lo orientan como una presentación transcultural de la depresión,6,7otros lo circunscriben a un síndrome somáticoo incluso algunos lo relacionan como un pródromo de la esquizofrenia.Clásicamente se describe como una patología del sexo masculino, pero se ha descrito también en mujeres en los últimos tiempos.9

El cuadro clínico cursa con astenia y debilidad derivados explicado culturalmente como pérdida del Dhat, pero también puede acompañarse de palpitaciones, cefalea, falta de concentración, ansiedad, clínica depresiva o ideas suicidas.3,7Se ha publicado que la psicoterapia y el uso de antidepresivos  podrían ser eficaces.3,7Algunos autores señalan la dificultad de iniciar y mantener el tratamiento en estos pacientes, dado que muchos de ellos piensan que no son correctamente diagnosticados y tratados al asociar su sintomatología con enfermedades mentales y no físicas10

Por lo anterior, ante una sociedad más diversa y globalizada es de crucial importancia en el ámbito sanitario la competencia cultural y el conocimiento de síndromes asociados a la cultura (como el SD).

Referencias:

  1. Garha NS, Paparusso A. Fragmented integration and transnational networks: a case study of Indian immigration to Italy and Spain. Genus. 2018;74(1):12. doi: 10.1186/s41118-018-0037-7. 
  2. Menéndez V, Fernández-Suárez A, Placer J, García-Linares M, Tarragon S, Liso E. Dhat syndrome, an emergent condition within urology in Spain. World J Urol. 2013;31(4):941-5. doi: 10.1007/s00345-012-0911-4.
  3. Udina M, Foulon H, Córcoles D, Martín-Santos R. [Dhat syndrome: report of six cases]. Med Clin (Barc). 2012;138(7):320. doi: 10.1016/j.medcli.2011.06.009. 
  4. Mehta V, De A, Balachandran C. Dhat syndrome: a reappraisal. Indian J Dermatol. 2009;54:89–90
  5. American Psychiatric Association (APA). (2002). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-IV-TR. Barcelona: Masson.
  6. Prakash S, Mandal P. Is the DSM-5 position on dhat syndrome justified? Asian J Psychiatr. 2014 Dec;12:155-7. doi: 10.1016/j.ajp.2014.08.006.
  7. Udina M, Foulon H, Valdés M, Bhattacharyya S, Martín-Santos R. Dhat syndrome: a systematic review. Psychosomatics. 2013;54(3):212-8. doi: 10.1016/j.psym.2012.09.003. 
  8. Kar SKShahi MKTripathi A. Dhat syndrome as the prodrome of schizophrenia: Understanding the cultural distress. Asian J Psychiatr. 2017;25:203-4. doi: 10.1016/j.ajp.2016.11.006. 
  9. Grover S, Avasthi A, Gupta S, Hazari N, Malhotra N. Do female patients with nonpathological vaginal discharge need the same evaluation as for Dhat syndrome in males? Indian J Psychiatry. 2016;58(1):61-9. doi: 10.4103/0019-5545.174376.
  10. Grover S, Gupta S, Avasthi A. A follow-up study of patients with Dhat syndrome: Treatment pattern, outcome, and reasons for dropout from treatment. Indian J Psychiatry. 2016;58(1):49-56. doi: 10.4103/0019-5545.174373.
Read More
Call Now Button