Fiestas Navideñas

Llegó la época de las fiestas navideñas

Y os escribo para desearos unas felices fiestas. Que vengan tranquilas y podamos disfrutar de unos días en los que parece que baja el ritmo de nuestras vidas.

Con estas fiestas señaladas siempre vienen los momentos de reunión, reflexión, excesos y festejos; por ello este año especialmente debemos ser cautos y extremar las precauciones para que el año que viene sigamos siendo los mismos y podamos tener un buen estado de salud.

Son momentos de acompañamiento, llenas de reuniones y de buenos momentos, pero también son fiestas de soledad, de duelo, de añoranza y recuerdos.

Cada uno vivimos la Navidad de una manera muy personal, y todas son aceptables debido a que cada uno de nosotros tenemos unas vivencias diferentes y estas fechas no son para todos igual. Al igual que tampoco lo son los cumpleaños y otro tipo de festejos.

Este año serán más parecidas para la mayoría, menos reuniones, menos personas, menos algarabía… pero os deseo que todos podamos encontrar un ratito de luz que nos deje tranquilos.

Os invito a que reflexionéis sobre este año, y sobre todo lo que ha ido pasando a nuestro alrededor.

¿Qué podemos cambiar de nosotros mismos de cara al año que viene?

Si podemos encontrar dos pequeñas cosas de respuesta a esta pregunta, estamos listos para volver a ponernos en marcha y seguir creciendo interiormente.

Read More

Tiempo para nosotros

María Robles Tiempo para nosotros

¿Qué es el tiempo?

Sin duda alguna, el tiempo es lo más valioso que tenemos. Es nuestra más valiosa posesión.

Es lo que nos hace priorizar las cosas, las personas, los planes en nuestra vida.

Si tuviéramos tiempo para todo no tendríamos que elegir ni decidir qué cosas queremos hacer en cada momento, pero por desgracia (o por fortuna), nuestro tiempo es limitado.

Y que sea limitado es lo que lo hace valioso. Y uno de los mayores que cometemos es pensar que tenemos tiempo para todo.

Pero no… no tenemos tiempo para todo y nos damos cuenta demasiado tarde: cuando esa persona ya no está, cuando enfermamos, cuando nos perdemos la infancia de nuestros hijos, cuando no nos reunimos con nuestros amigos…

A día de hoy…

El tiempo para nosotros mismos está hasta mal visto, podría interpretarse como una falta de productividad.

En la sociedad materialista/capitalista en la que estamos inmersos, estamos perdiendo nuestros valores morales y el disfrute de las pequeñas cosas de la vida.

Y nos dejamos llevar por nuestro alrededor, por las prisas, por las urgencias, por lo que nos sale a última hora… y vamos dejando de lado el tiempo para dedicarnos a nosotros mismos.

El rato de no hacer nada, de cuidar de nuestro cuerpo y de nuestra alma. Hoy en día es bastante habitual ir al gimnasio, practicar running, crosfit o hacer algún deporte de exterior.

¿Pero cómo cuidamos de nuestro bienestar mental?

Pocas personas cultivan una hora para sí mismos, en silencio, o intentando meditar.

Estar en silencio y en un espacio en calma nos ayuda a ordenarnos, y no es ninguna pérdida de tiempo como solemos creer cuando estamos inmersos en un ritmo acelerado.

Por ello es fundamental dedicarnos un rato cada día.

Cuanto más rato tengamos con nosotros mismos más nos conoceremos y podremos hacer elecciones que nos hagan más felices o que sean más consecuentes con aquello que queremos alcanzar.

Read More

Afectividad y sueño

María Robles Afectividad

¿Qué es la afectividad?

Afectividad es la capacidad de reacción que presenta una persona ante los estímulos que provienen tanto del medio interno como del externo, y sus principales manifestaciones son los sentimientos y las emociones. Por ello no es de extrañar que se vea afectada en las alteraciones del sueño. También el sueño se ve afectado en los trastornos psiquiátricos, y esta afectación puede, en algunos casos, predecir una exacerbación de la enfermedad o el inicio de una crisis. Existe, pues, una relación bidireccional entre el sueño y la afectividad: La mayoría de las personas con un trastorno psiquiátrico presentan alteraciones del sueño y quienes tienen un trastorno del sueño presentan frecuentemente trastornos psiquiátricos.

El insomnio a menudo se relaciona con alguna patología mental y los insomnes suelen tener peor salud mental y física, y alto riesgo de desarrollar trastornos depresivos (3). También se ha relacionado la gravedad y la cronicidad del insomnio actual con los antecedentes psiquiátricos, y el insomnio crónico puede ser un síntoma residual de un trastorno mental previo.

A pesar de todo ello, ninguna variable de sueño tiene especificidad para ningún trastorno psiquiátrico. La mayoría de los pacientes con patología mental presentan una reducción significativa de la eficiencia de sueño y del tiempo total de sueño (4).

¿A quién afecta?

Los trastornos del sueño son más frecuentes en las personas con depresión que en la población general (4), y los insomnes crónicos tienen mayor riesgo de desarrollar depresión (3). Además, las alteraciones del sueño son indicadores del pronóstico de un episodio depresivo (3). Se creía que las alteraciones del sueño en los deprimidos eran secundarias a la alteración monoaminérgica, pero actualmente se piensa que también pueden ser primarias debido a que algunos trastornos del sueño (insomnio o hipersomnia) preceden a la depresión, y algunas personas no deprimidas con historia familiar de depresión tienen anomalías del sueño REM (5).

Las personas con depresión presentan dificultad para dormirse, despertares frecuentes y despertar temprano, siendo habituales las quejas de insomnio, sueño no reparador y somnolencia o fatiga diurna (4). En la depresión bipolar el insomnio suele asociarse a hipersomnia, dificultad para despertar e hipersomnolencia diurna.

En la polisomnografía es característico la disminución de la latencia del sueño REM, aumento de la duración del sueño REM, aumento de la densidad de los movimientos rápidos de los ojos y alteración de la distribución temporal del sueño REM (aumenta en la primera mitad de la noche). El sueño NREM está disminuido y su primer período es más corto (4,5).

Referencias:

  1. Baglioni C, Nanovska S, Regen W, Spiegelhalder K, Feige B, Nissen C, Reynolds CF, Riemann D. Sleep and mental disorders: A meta-analysis of polysomnographic research. Psychol Bull. 2016;142(9):969-990.
  2. Benca RM, Obermeyer WH, Thisted RA, Gillin JC. Sleep and Psychiatric Disorders: A Meta-analysis. Arch Gen Psych. 1992;49(8):651-668.
  3. Eaton WW, Badawi M, Melton B: Prodromes and precursors: epidemiologic data for primary prevention of disorders with slow onset. Am J Psychiatry. 1995;152(7):967-72.
Read More
Call Now Button