Terapia sistémica o de familia

María Robles Terapia Sistémica

¿Qué es la terapia sistémica?

La terapia sistémica o terapia de familia es un tipo de enfoque terapéutico que difiere un poco de los otros enfoques debido a que se basa en las relaciones entre los diferentes miembros de la familia.

En vez de centrar su objetivo en una persona en concreto, se basa en el cambio en los patrones de funcionamiento de las personas y en las dinámicas que se originan debido a estos patrones.

¿En qué se basa la terapia sistémica?

Este modelo de terapia se basa en que los procesos no se dan de manera lineal, sino circular o multicausal, y por lo tanto las relaciones son procesos mucho más complejos.

Por eso en las familias, cada miembro se comporta de manera impredecible porque cada acción y reacción cambia continuamente de la naturaleza del contexto.

En la terapia sistémica, no se entiende el tratamiento de cada miembro por separado debido a que la conducta de uno va a influir en el resto de los miembros de la familia y viceversa.

¿Cuáles son los conceptos clave?

  • Causalidad circular: como hemos visto, se parte del concepto de que el comportamiento de un miembro de la familia va a repercutir en los comportamientos de los demás, que también influirán sobre ese mismo miembro.
  • Totalidad: la familia es un conjunto y la suma de los miembros del conjunto genera respuestas y comportamientos que son independientes a cada una de las respuestas de cada uno de los miembros. El todo es más que la suma de sus partes.
  • Límites: son las reglas que definen quiénes participan y de qué manera lo hacen en la familia.

¿Cuáles son sus objetivos?

  • Desarrollar estrategias de afrontamiento y habilidades de resolución de problemas específicos.
  • Mejorar el funcionamiento intrafamiliar.
  • Aumentar la comprensión mutua.
  • Estimular el apoyo emocional entre los miembros del sistema familiar.

Es importante recalcar que cada familia es un sistema diferente y no se puede extrapolar a una familia lo que ha sido efectivo en otra, pues

Read More

Trastorno disfórico premenstrual

Trastorno disfórico premenstrual María Robles

¿Qué es el síndrome premestrual?

El síndrome premenstrual (SPM) son un conjunto de síntomas que son presentados por muchas mujeres una o dos semanas antes de la menstruación.

Muchas mujeres no notan ningún síntoma antes de tener el período, pero hasta el 90% de ellas han notado en algún momento de su vida síntomas premenstruales tales como dolor de cabeza, malhumor, irritabilidad, hinchazón…

Cada mujer puede presentar unos síntomas diferentes, y éstos también pueden cambiar a lo largo de la vida.

En ocasiones estos síntomas son tan graves que comprometen la funcionalidad diaria de la mujer, que no puede realizar sus obligaciones diarias tales como ir al colegio, a la universidad, al trabajo…

¿Qué síntomas presenta?

*Síntomas emocionales

  • Irritabilidad
  • Alteraciones del sueño
  • Cansancio
  • Fallos de memoria o de concentración
  • Alteraciones en la alimentación
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Cambios de humor
  • Disminución de la líbido

*Síntomas físicos

  • Distensión abdominal o hinchazón
  • Gases
  • Mastalgia o dolor de pechos
  • Diarrea
  • Calambres
  • Dolor de cabeza o de espalda
  • Menor tolerancia a los ruidos o a la luz

¿Es lo mismo síndrome premenstrual que trastorno disfórico premenstrual?

No, el trastorno disfórico premenstrual sería una forma grave del síndrome premenstrual.

El trastorno disfórico premenstrual es una variante grave del síndrome premenstrual, que suele ser incapacitante para la mujer.

Ambos cursan con sintomatología física y psicológica, pero el trastorno disfórico premenstrual cursa con oscilaciones severas de ánimo, lo que compromete la funcionalidad y las relaciones personales y laborales.

Además, en el trastorno disfórico premeenstrual es llamativo que la mujer presente al menos uno de estos síntomas de manera muy marcada e incapacitante:

  • Ansiedad o tensión interna
  • Irritabilidad o ataques de ira
  • Tristeza o apatía
  • Mal humor muy marcado

Los síntomas de ambos suelen ocurrir entre una semana y 10 días antes de que se produzca la menstruación y continúan durante los primeros días de sangrado.

Referencias:

  1. Winer, S. A., Rapkin, A. J. (2006). Trastornos premenstruales: prevalencia, etiología e impacto (versión en inglés). Journal of Reproductive Medicine; 51(4 Suppl):339-347.
  2. Steiner, M. (2000). Síndrome premenstrual y trastorno disfórico premenstrual: pautas de manejo (versión en inglés). Journal of Psychiatry and Neuroscience; 25(5): 459–468.
  3. Potter, J., Bouyer, J., Trussell, J., Moreau, C. (2009). Prevalencia del síndrome premenstrual y fluctuación con el transcurso del tiempo: resultados de una encuesta a la población francesa (versión en inglés). Journal of Women’s Health; 18(1): 31–39.
Read More
Call Now Button