Impulsividad

María Robles Impulsividad

¿Qué es?

La impulsividad se define como una tendencia a responder de forma rápida, no planificada y sin tener en cuenta las consecuencias de esa conducta (Evenden, 1999; Moeller, Barrat, Dougerty, Schmitz y Swann, 2001).

Esta tendencia a responder de manera impulsiva puede formar parte de un rasgo estable de la personalidad (Eysenck y Eysenck, 1994) o ser un estado transitorio derivado por ejemplo del consumo de sustancias, de trastornos psiquiátricos, de enfermedades médicas o tratamientos farmacológicos como los agonistas dopaminérgicos (Rubio et al., 2007).

¿Y el rasgo impulsivo?

El rasgo impulsivo es una predisposición, no necesariamente observable conductualmente, que se mantiene estable en el tiempo. Por el contrario, la impulsividad estado, engloba las variaciones transitorias en los niveles de impulsividad que son dependientes de cambios ambientales o biológicos (Iribarren, Jiménez-Giménez, García de Cecilia y Rubio-Valladolid, 2011).

El concepto de impulsividad se ha incorporado a las principales teorías de la personalidad, incluyendo las de Eysenck (Eysenck y Eysenck, 1978), Cloninger (1987), Zuckerman (1989) y Gray (1973), y también a muchos instrumentos de auto-informe.

Existe un desacuerdo teórico y empírico con respecto a la clasificación más adecuada de los diversos aspectos de la impulsividad, que van desde tan sólo dos (Reynolds, Ortengren, Richards y DeWit, 2006) hasta 5 dimensiones diferentes (Meda et al., 2009).

Por lo tanto, parece que la impulsividad es un concepto multidimensional y existen múltiples instrumentos y formas de evaluar los diferentes aspectos de la misma (Papachristou, Nederkoorn, Corstjens y Jansen, 2012b).

¿Tiene relación con las adicciones?

Ha sido considerada como un factor de riesgo para el consumo nocivo de alcohol (Roberts, Miller, Weafer y Fillmore, 2014).

La relación entre trastornos de impulsividad y consumo de alcohol se ha establecido en estudios de corte longitudinales y transversales (Dawe, Gullo y Loxton, 2004). Estos estudios han utilizado frecuentemente cuestionarios de auto- reporte, que han proporcionado información valiosa sobre la impulsividad como rasgo, pero se ha argumentado que puede que estas medidas no sean las más apropiadas para estudiar los modelos biológicos de impulsividad ya que son subjetivas, miden una característica relativamente estable y, por lo tanto, no pueden estar directamente relacionados con los modelos biológicos de impulsividad (Swann, Bjork, Moeller y Dougherty, 2002).

Se ha visto que los niños y adolescentes que tienen tasas más altas de abuso de sustancias, a la larga también presentan un aumento de la impulsividad (Moeller y Dougherty, 2002); es importante destacar que el alcoholismo de los padres se relacionó con el consumo de alcohol y los problemas relacionados con el alcohol en las primeras etapas de la edad adulta (Sunny, Hyokyoung y Sae-Mi, 2012) y con el aumento de la impulsividad en estos niños, incluso antes de la iniciación del alcohol o de otras sustancias (Verdejo-García, Lawrence y Clark, 2008).

Read More

Pica: comer cosas no alimenticias

María Robles Pica

La pica es un trastorno de la conducta alimentaria caracterizado por la ingesta frecuente de cosas que no son alimentos ni tienen valor nutricional.

  • Se denomina pica al hecho de llevarse a la boca y chupar sustancias incomestibles o el consumo de sustancias comestibles de una forma compulsiva y reiterada.
  • Se considera anómalo a partir de los 18-24 meses de edad.
  • Por lo general, lo que ingieren las personas con pica no les hace daño, pero les puede causar obstrucciones en el tracto digestivo o intoxicaciones.

¿Cómo se diagnostica?

Los criterios diagnósticos actuales son:

  1. Ingestión persistente de sustancias no nutritivas y no alimentarias durante un periodo mínimo de un mes
  2. La ingestión de sustancias no nutritivas y no alimentarias es inapropiada al grado de desarrollo del individuo
  3. El comportamiento alimentario no forma parte de una práctica culturalmente aceptada o socialmente normativa
  4. Si el comportamiento alimentario se produce en el contexto de otro trastorno mental (p. ej., discapacidad intelectual [trastorno del desarrollo intelectual], trastorno del espectro autista, esquizofrenia) o afección médica (incluido el embarazo), es suficientemente grave para justificar la atención clínica adicional

Las personas con pica comen regularmente cosas que no son alimentos (como papel, barro, suciedad o cabello). En niños menores de 2 años, este comportamiento se considera dentro del desarrollo normal. Los niños jovenes frecuentemente se ponen todo tipo de cosas en la boca y a veces se las comen.

¿Cuáles son las complicaciones más frecuentes?

Por lo general, lo que comen las personas con pica no les hace daño. Sin embargo, a veces lo que comen les causa complicaciones:

  • Las complicaciones quirúrgicas abdominales son las más importantes. El 75% de los pacientes atendidos necesita cirugía, el 30% sufre complicaciones y hasta el 11% fallece a consecuencia de la Pica o complicaciones postoperatorias.
  • La más frecuente es la obstrucción intestinal. Se describe la formación de bezoares (masas de sustancias indigeribles que no pueden progresar y quedan aisladas en cavidades digestivas).
  • El caso más extraordinario y grave es el Síndrome de Rapunzel (masa de pelo en estómago que se proyecta hacia Intestino Delgado) observado en niños, retrasados y personas con tricotilomanía, tricofagia, desnutrición y halitosis.
  • Hasta en el 30% de los casos que se atienden como complicación se desconoce el antecedente de Pica. Un 37% de los pacientes son reincidentes, lo que indica la gran dificultad de tratamiento.
  • El signo clínico más habitual suele ser el dolor abdominal, seguido de vómitos y estreñimiento.

Referencias:

Decker C J. Pica in the Mentally Handicapped: a 15-year Surgical Perspective. CJS 1993; 36(6):551-4.       

Sharma NL, Sharma RC, Mahajan VK, Sharma RC, Chaudan D, Sharma AK. Trichotillomania and trichophagia leading to trichobezoar. J Dermatol 2000; 27(1):24-6.       

Phillips MR, Zaheer S, Drugas GT. Gastric trichobezoar: case report and literature review. Mayo Clin Proc 1998; 73(7):653-6.      

Wolfson PJ, Fabius RJ, Leibowitz AN. The Rapunzel síndrome: an inusual trichobezoar. Am J Gastroenterol 1987; 82(4):365-7.       

Read More
Call Now Button