cannabis-tabaco maria robles

Hoy escribo este post porque me ha llamado mucho la atención cómo se ha presentado en algunos medios de comunicación la noticia sobre un estudio científico sobre el consumo de tabaco en los jóvenes, recogiendo también el uso de cannabis y otras drogas.
La noticia se presenta como “cinco dosis de cannabis son suficientes para desarrollar problemas de salud mental”, basándose en la noticia publicada en el diario británico The Sun.
El citado estudio fue realizado en Finlandia, se siguió a personas de entre 15 y 30 años con el objetivo de investigar la asociación entre el nivel de consumo diario de tabaco en adolescentes y el desarrollo de trastornos psicóticos en la edad adulta. Los investigadores utilizaron el Estudio de cohorte de nacimiento del norte de Finlandia (NFBC) en 1986, que es un estudio de 9.432 niños nacidos en 2 provincias del norte de Finlandia.
De estas personas, 7.344 niños participaron en el seguimiento en 2001-2002 cuando tenían 15-16 años y se les preguntó sobre el uso de sustancias. Se les pasó un cuestionario con una serie de preguntas entre las que se preguntaba sobre sus hábitos de fumar, el consumo de alcohol y el uso ilegal de sustancias. A los participantes se les preguntó “¿Alguna vez has usado marihuana o hachís?” y se les dieron las siguientes opciones: “Nunca”, “una vez”, “2-4 veces”, “5 veces o más” y “regularmente”. También se les pidió que completaran un cuestionario de autorreporte sobre los síntomas que podrían ser sugestivos de padecer un trastorno psicótico.
Por ejemplo, se les preguntó si habían experimentado sentimientos de que algo extraño les estaba ocurriendo a ellos o al entorno, o si habían sentido que estaban siendo seguidos o influenciados de una manera especial… La muestra final incluyó a 6.534 personas y se comprobó si habían padecido algún trastorno psicótico mediante los registros nacionales.
De todos los 6.534 individuos, 375 reportaron haber consumido cannabis en la adolescencia y 66 de ellos (1% de la muestra total) habían usado cannabis más de 5 veces. Los fumadores diarios eran más propensos a usar cannabis (22%) en comparación con los fumadores no diarios (3%). En el análisis estadístico se realizó un ajuste completo para los primeros síntomas de psicosis, tabaquismo / alcoholismo y antecedentes de psicosis en los padres, y se observó que el riesgo de psicosis en la edad adulta solo aumentó entre los 66 individuos que habían consumido cannabis 5 o más veces en la adolescencia.
Si citamos, literalmente, la conclusión de los autores del artículo en relación a este resultado podemos observar como en ningún momento se hace una afirmación tan rotunda y categórica como nos habían introducido en el titular de la noticia:
“El consumo de cannabis a la edad de 15-16 años se asoció con el diagnóstico posterior de psicosis, y esto fue evidente en el grupo con mayor consumo de cannabis, incluso después de controlar los síntomas prodrómicos basales, el tabaquismo diario, el consumo frecuente de alcohol y de otras sustancias y la psicosis parental. Encontramos un efecto dosis-respuesta que sugiere que el uso más frecuente de cannabis se asocia con un mayor riesgo de psicosis”.
Se deben tener en cuenta las limitaciones de este estudio en el que la información sobre el consumo de alcohol, tabaco, cannabis y otras sustancias fue autorreportado y no se comprobó mediante análisis de orina la veracidad de estas informaciones, además también de poder estar sujetas a sesgos de memoria. Por otro lado, el porcentaje de la muestra en el que se ha visto esta asociación es pequeño como para poder extrapolarlo a la población general.
Y lo más importante del artículo que en ningún sitio aparece reflejado: el objetivo era comprobar la relación entre el uso de tabaco en la adolescencia y el posterior desarrollo de psicosis y los investigadores hallaron que el consumo de tabaco en la adolescencia podría estar relacionado con el desarrollo posterior de psicosis, y esta asociación es más fuerte cuanto antes se empiece a fumar y también cuanto más tabaco se consuma.
En mi opinión se debe concienciar a la población sobre los riesgos del consumo de cannabis en la adolescencia debido a la baja percepción del riesgo que existe aún a día de hoy en nuestro país, pero debería hacerse de forma correcta y sensata, sin caer en el sensacionalismo y la manipulación o la información sesgada.
La información que se da en los medios de comunicación debe haber sido procesada previamente y si se cita una fuente, debería verificarse si es correcto lo que se explica en esa fuente, y cuando se basa la noticia en un estudio en concreto, debería enlazarse dicho artículo o al menos citarse para que los lectores pudiera leerlo y tener la información al completo.

Os dejo los links donde se puede ver esta noticia en los medios españoles:

El estudio lo podéis descargar aquí.




maria robles psiquiatra barcelona

Dra María Robles Martínez

Médico Psiquiatra

Consulta psiquiatría privada en Barcelona

Especialista en urgencias psiquiátricas, adicciones y patología dual.

www.mariarobles.es