Afectividad y sueño

María Robles Afectividad

¿Qué es la afectividad?

Afectividad es la capacidad de reacción que presenta una persona ante los estímulos que provienen tanto del medio interno como del externo, y sus principales manifestaciones son los sentimientos y las emociones. Por ello no es de extrañar que se vea afectada en las alteraciones del sueño. También el sueño se ve afectado en los trastornos psiquiátricos, y esta afectación puede, en algunos casos, predecir una exacerbación de la enfermedad o el inicio de una crisis. Existe, pues, una relación bidireccional entre el sueño y la afectividad: La mayoría de las personas con un trastorno psiquiátrico presentan alteraciones del sueño y quienes tienen un trastorno del sueño presentan frecuentemente trastornos psiquiátricos.

El insomnio a menudo se relaciona con alguna patología mental y los insomnes suelen tener peor salud mental y física, y alto riesgo de desarrollar trastornos depresivos (3). También se ha relacionado la gravedad y la cronicidad del insomnio actual con los antecedentes psiquiátricos, y el insomnio crónico puede ser un síntoma residual de un trastorno mental previo.

A pesar de todo ello, ninguna variable de sueño tiene especificidad para ningún trastorno psiquiátrico. La mayoría de los pacientes con patología mental presentan una reducción significativa de la eficiencia de sueño y del tiempo total de sueño (4).

¿A quién afecta?

Los trastornos del sueño son más frecuentes en las personas con depresión que en la población general (4), y los insomnes crónicos tienen mayor riesgo de desarrollar depresión (3). Además, las alteraciones del sueño son indicadores del pronóstico de un episodio depresivo (3). Se creía que las alteraciones del sueño en los deprimidos eran secundarias a la alteración monoaminérgica, pero actualmente se piensa que también pueden ser primarias debido a que algunos trastornos del sueño (insomnio o hipersomnia) preceden a la depresión, y algunas personas no deprimidas con historia familiar de depresión tienen anomalías del sueño REM (5).

Las personas con depresión presentan dificultad para dormirse, despertares frecuentes y despertar temprano, siendo habituales las quejas de insomnio, sueño no reparador y somnolencia o fatiga diurna (4). En la depresión bipolar el insomnio suele asociarse a hipersomnia, dificultad para despertar e hipersomnolencia diurna.

En la polisomnografía es característico la disminución de la latencia del sueño REM, aumento de la duración del sueño REM, aumento de la densidad de los movimientos rápidos de los ojos y alteración de la distribución temporal del sueño REM (aumenta en la primera mitad de la noche). El sueño NREM está disminuido y su primer período es más corto (4,5).

Referencias:

  1. Baglioni C, Nanovska S, Regen W, Spiegelhalder K, Feige B, Nissen C, Reynolds CF, Riemann D. Sleep and mental disorders: A meta-analysis of polysomnographic research. Psychol Bull. 2016;142(9):969-990.
  2. Benca RM, Obermeyer WH, Thisted RA, Gillin JC. Sleep and Psychiatric Disorders: A Meta-analysis. Arch Gen Psych. 1992;49(8):651-668.
  3. Eaton WW, Badawi M, Melton B: Prodromes and precursors: epidemiologic data for primary prevention of disorders with slow onset. Am J Psychiatry. 1995;152(7):967-72.
Read More

Asperger

María Robles Asperger

¿Qué es el síndrome de Asperger?

El síndrome de Asperger es un trastorno del espectro autista que fue descrito por Hans Asperger en 1944.

Forma parte del espectro de los trastornos generalizados del desarrollo (o del espectro autista). Se cree que el Asperger representa un trastorno del desarrollo con base neurológica, de causa desconocida en la mayoría de los casos, en el cual existen desviaciones o anormalidades en tres amplios aspectos del desarrollo: conexiones y habilidades sociales, el uso del lenguaje con fines comunicativos y ciertas características de comportamiento y de estilo relacionadas con rasgos repetitivos o perseverantes, así como una limitada pero intensa gama de intereses.

Forma parte de los trastornos del desarrollo, pero no es lo mismo que el autismo. Se asocia con un funcionamiento social anormal y comportamientos repetitivos, pero no con una disminución de la inteligencia o la funcionalidad lingüística.

Se caracteriza por mayores habilidades cognitivas (CI normal o superior a la media) y por un nivel de lenguaje más cercano a la normalidad, en comparación con otros trastornos del espectro.

La presencia de habilidades de lenguaje básicas normales se considera hoy en día uno de los criterios para el diagnóstico del AS, aunque existan casi siempre algunas dificultades más sutiles en lo que se refiere al lenguaje pragmático-social.

¿Qué características presentan?

  • Deficiencias cualitativas en la interacción social, que incluyen: uso deficiente de comportamientos no verbales para regular la interacción social, fracaso en el desarrollo de relaciones apropiadas con personas de su edad, falta de interés espontáneo en compartir experiencias con los demás, falta de reciprocidad social o emocional.
  • Patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados, entre los que se incluyen: preocupación por uno o más patrones de interés estereotipados y restrictivos, adherencia inflexible a rutinas o rituales específicos y no funcionales, movimientos motores estereotipados o repetitivos, o preocupación con partes de objetos.
  • Los individuos con Asperger se encuentran aislados socialmente, el acercamiento a las otras personas es inapropiado por sus conductas excéntricas.

Presentan dificultades para guardar secretos, entender metáforas, ironías y humor, no establecen adecuado contacto visual, quieren guiar la conversación, pero tienen una conversación unilateral, con un lenguaje pedante, sobre un tópico definido y rutinario. Pueden alterarse fácilmente si sus expectativas no se cumplen, o sus rutinas son cambiadas.

¿Cuáles son las enfermedades comórbidas más frecuentes?

El asperger puede cursar con varios trastornos comórbidos: trastorno por déficit de atención e hiperactividad, ansiedad, esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión y síndrome de Tourette.

Cerca del 65% de los pcientes con Asperger, tienen síntomas psiquiátricos, siendo el principal la inatención con o sin hiperactividad, que se presenta en los primeros años de vida en el 28% – 62.5%, tics en el 80% y síndrome de Tourette en 8%-20% de los pacientes.

Se presentan alteraciones del estado de ánimo en el 24%, depresión 15%, ansiedad no especificada en un 35%, que muestran mayor incidencia que en la población general, y está dada por pánico, agorafobia, fobia social, miedo a injurias físicas, ansiedad de separación y fobia social.

El trastorno obsesivo compulsivo se ha documentado del 19% al 25%. Además se ha reportado trastornos alimenticios en el 6% de los niños con asperger.

Read More

Sueño y alcohol

 

María Robles sueño y alcohol

 

¿Hay relación entre el consumo de alcohol y el dormir mal?

Los trastornos del sueño están muy relacionados con el consumo de alcohol.

Especialmente, la interacción entre los trastornos del sueño y el abuso de alcohol es compleja. Hasta hace poco se presumía una relación bidireccional positiva entre el riesgo de tener un trastorno por consumo de alcohol y sufrir un trastorno de sueño.

Las personas con trastorno por consumo de alcohol tienen mayor prevalencia de alteraciones del sueño, y, de la misma manera, las que presentan alteraciones del sueño tienen mayor riesgo que la población general de presentar un trastorno por consumo de alcohol.

Casi el 70% de los pacientes que ingresan para desintoxicación refieren problemas de sueño antes del ingreso, y el 80% de los que refieren problemas de sueño los relacionan con su consumo de sustancias1.

¿El alcohol ayuda a dormir?

El alcohol se utiliza en gran medida como un agente inductor del sueño. Sin embargo, a medida que el consumo de alcohol se vuelve crónico, tiene un efecto hipnótico menor2.

Además, se sabe que el alcohol puede disminuir la latencia del sueño en personas saludables3 mientras que su uso crónico conduce a una mayor latencia del sueño.

Tanto para las personas sin trastorno por consumo de alcohol4 como para aquellas personas que lo padecen, el consumo de alcohol suprime de manera aguda el tiempo de sueño REM.

Por todo ello, a pesar de que pueda ayudar a inducir el sueño, el alcohol acaba, obviamente, desestructurándolo y dando lugar a graves problemas para dormir.

 

¿Qué más se sabe?

En pacientes con TUS alcohol, el insomnio también se correlaciona con la cantidad de consumo de alcohol5, la gravedad del trastorno por consumo de alcohol6 y el autoinforme del consumocomo ayuda para dormir7. También se ha reconocido una asociación entre el insomnio y la gravedad de los síntomas de depresión autoinformados8.

La asociación entre el consumo de sustancias y los problemas del sueño parece ser bidireccional9, con problemas de sueño que aumentan el riesgo de desarrollar trastornos por el uso de sustancias10, y el uso de sustancias de forma aguda o crónica incrementa el riesgo de padecer problemas crónicos con el sueño.

La evidencia también indica que la abstinencia a largo plazo del consumo crónico de sustancias puede revertir algunos problemas del sueño10.

Por todo ello debería ser prioritario en los pacientes con TUS alcohol la exploración reglada del sueño para el diagnóstico y tratamiento precoz de estos trastornos.

Bibliografía:

  1. Roncero C, Grau-Lopez L, Diaz-Moran S, Miquel L, Martinez-Luna N, Casas M. Evaluation of sleep disorders in drug dependent inpatients. Med Clin (Barc). 2012;138(8):332–5. doi:10.1016/j.medcli.2011.07.015.
  2. Brower KJ, Krentzman A, Robinson EA. Persistent insomnia, abstinence, and moderate drinking in alcohol-dependent individuals. Am J Addict. 2011;20(5):435–40. doi:10.1111/j.1521-0391.2011.00152.x.
  3. Le Bon O, Murphy JR, Staner L, Ho mann G, Kormoss N, Kentos M, et al. Double-blind, placebo-controlled study of the e cacy of trazodone
  4. in alcohol post-withdrawal syndrome: polysomnographic and clinical evaluations. J Clin Psychopharmacol. 2003;23(4):377–83. doi:10.1097/01. jcp.0000085411.08426.d3.
  5. Brower KJ. Insomnia, alcoholism and relapse. Sleep Med Rev. 2003;7(6):523–39.
  6. Baekeland F, Lundwall L, Shanahan TJ, Kissin B. Clinical correlates of reported sleep disturbance in alcoholics. Q J Stud Alcohol. 1974;35(4):1230–41.
  7. Knowles JB, Laverty SG, Kuechler HA. E ects on REM sleep. Q J Stud Alcohol. 1968;29(2):342–9.
  8. Brower KJ, Aldrich MS, Robinson EA, Zucker RA, Greden JF. Insom- nia, self-medication, and relapse to alcoholism. Am J Psychiatry. 2001;158(3):399–404.
  9. kaplan KA, McQuaid J, Batki SL, Rosenlicht N. Behavioral treatment of insomnia in early recovery. J Addict Med. 2014;8(6):395–8. doi:10.1097/ ADM.0000000000000058.
  10. Weissman MM, Greenwald S, Nino-Murcia G, Dement WC. The morbid- ity of insomnia uncomplicated by psychiatric disorders. Gen Hosp Psychiatry. 1997;19(4):245–50. .

 

Read More

El duelo

María Robles duelo

¿Qué es el duelo?

El Duelo es un proceso interior que se realiza tras la pérdida de una relación afectiva (de pareja, familiar, de amistad, laboral, cambio de trabajo, de residencia…).

Es por eso que haremos un proceso de duelo después de cada pérdida que tengamos en nuestras vidas, aunque está claro que no todas las pérdidas tienen la misma repercusión en nuestras vidas.

La mayoría de los duelos se resuelven espontáneamente, pero en ocasiones es preciso consultar a u profesional si la duración es prolongada o la clínica muy invalidante.

¿Cuántas fases tiene?

Los diferentes autores han descrito varias fases, expondremos aquí las fases del duelo según la teoría de Elisabeth Kübler-Ross (1969).

Para explicarlo nos centraremos en la pérdida afectiva por fallecimiento.

Es importante tener en cuenta que no todas las personas pasan por todas las fases ni se dan siempre en el mismo orden.

1. Fase de negación

Es una de las primeras reacciones ante la pérdida de un ser querido. Esto nos protege inicialmente del sufrimiento, por eso en los primeros momentos nos encontramos tan “enteros”.

Es como si no hubiera ocurrido, por eso nos encontramos como en una especie de calma. Si nos estancamos en esta fase, aparecerá un duelo patológico.

2. Fase de enfado o ira

En esta fase aparecen sentimientos de rabia, rencor o resentimiento. Es frecuente que busquemos algún culpable o alguien responsable de esa ausencia.

Los sentimientos de rabia o ira son secundarios a los sentimientos de frustración ante esta situación irreversible y sin solución.

3. Fase de negociación

En esta fase presentamos una actitud fantasiosa, ¿qué hubiera pasado si….? ¿Y si…? Es la fase en la que nos hacemos preguntas de cómo podría haberse cambiado o revertido la situación.

4. Fase de tristeza o depresión

A pesar de su nombre, no indica que la persona tenga que pasar por una depresión y recibir tratamiento especializado por ello. Lo que ocurre es que tras la negociación, aparece una tristeza profunda y una sensación de vacío interior.

Estas emociones son normales ante las pérdidas afectivas.

5. Fase de aceptación

Tras la fase de depresión llega el momento en el que aceptamos la pérdida, aprendemos a vivir en un mundo en el que la persona fallecida ya no está y lo reubicamos en nuestro mundo interior.

En esta fase la persona vuelve a disfrutar del ambiente que la rodea y es capaz de sentirse alegre.

¿Cuáles son las tareas que debemos realizar para resolver un duelo?

  • Aceptar la realidad de la pérdida
  • Trabajar las emociones y el dolor de la pérdida
  • Adaptarse a un medio en el que esa persona ya no está
  • Recolocar emocionalmente a esa persona y continuar viviendo
Read More

Comunicación interpersonal

María Robles Comunicación Interpersonal

¿Qué es?

El proceso de comunicación se lleva a cabo cuando dos o más personas se encuentran en el mismo lugar y son conscientes de la presencia del otro. Aquí podemos leer sobre el proceso de comunicación.

La comunicación interpersonal es el proceso por medio del cual las personas logran realizar un intercambio de informaciónsentimientos y significados por medio de los mensajes verbales y no verbales. Es la comunicación cara a cara.

Condiciones para una buena comunicación no verbal

  • Distancia
  • Contacto ocular
  • Cuidar el tono y volumen de voz
  • Postura
  • Expresión facial

Condiciones para una buena comunicación verbal

  • Empezar diciendo algo positivo
  • Información clara, simple y breve
  • Referirnos solo a una idea
  • Repetir lo que se dice
  • Asegurarnos que la persona lo ha entendido. Podemos pedirle que lo repita

¿Cómo expresar sentimientos positivos?

  • Mira directamente a la persona
  • Di exactamente qué es lo que te agradó
  • Dile cómo te sentiste

¿Qué estilos de comportamiento hay en relación a la comunicación?

Pueden hacer referencia tanto al usuario como al profesional. No debemos catalogarlos de manera rígida, puesto que las personas cambiamos en función de las circunstancias vividas, pero suelen tener un factor más o menos estable cuando se trata de relacionarnos en ámbitos de salud.

  • Características del estilo inhibido o pasivo:
  • No le respetan los derechos
  • Se aprovechan de él. No consigue sus objetivos
  • Se siente una persona frustrada, desgraciada, herida, ansiosa,…
  • No expresa sus necesidades, derechos,…
  • Deja a la otra persona elegir por ella misma
  • Características del estilo agresivo:
  • No respeta los derechos de los demás
  • Se aprovecha de la otra personas. Puede alcanzar sus objetivos a expensas de otros
  • Está a la defensiva, denigrando, humillando al otro,…
  • Expresa sus necesidades directa o indirectamente
  • Elige por la otra persona
  • Características del estilo asertivo:
  • Respeta los derechos de los demás
  • La persona puede conseguir sus objetivos
  • Se tiene confianza en uno mismo
  • Se utiliza la expresión “directa”
Read More

Motivación

María Robles Motivación

¿Qué es la motivación?

La motivación es fuerza, impulso, energía, deseo y buena disposición que activa o mueve al sujeto hacia el logro de un objetivo o fin. 

Es lo que hace que un individuo actúe y se comporte de una determinada manera. Es una combinación de procesos intelectuales, fisiológicos y psicológicos que decide, en una situación dada, cómo actuar.

Dirigir las emociones para conseguir un objetivo es esencial para mantenerse en un estado de búsqueda permanente y para mantener la mente creativa para encontrar soluciones. Las personas que tienen esta habilidad tienden a ser más productivas y eficaces, cualquiera que sea su emprendimiento.

¿Qué queremos?, ¿cómo lo queremos?, ¿en cuánto tiempo?, y después que lo tenemos ¿qué hacemos con él?

Estas interrogantes permiten definir el camino que escogemos para llegar a una o a otra decisión, pudiendo ser nimia o trascendental.

Es por ello que la motivación es lo que nos garantiza que estemos enfocados hacia lo queremos, y redirige a las personas hacia la obtención de lo que se anhela. De acuerdo a lo anterior, se puede inferir que todos los procesos y toma de decisiones que se hacen en el transcurso de la vida, están sujetos al grado de incentivación o motivación que posea el individuo.

El logro de objetivos y metas es directamente proporcional a las circunstancias favorables que nos conducen a ellos, al esfuerzo que se realiza y al afán de obtenerlo.

¿Cuál es el elemento más importante?

  • La forma en que nos sentimos emocionalmente en una situación determinada consiste en el elemento más importante de la motivación.
  • La motivación está constituida por todos los factores capaces de provocar, mantener y dirigir la conducta hacia un objetivo determinado.

Para alcanzar una meta, las personas han de tener suficiente activación y energía, un objetivo claro y la capacidad y disposición de emplear su energía durante un periodo de tiempo lo suficientemente largo para poder alcanzar su meta.

El elemento más importante de la motivación reside en la manera como nos sentimos emocionalmente en una situación determinada. Un elemento primordial es la manera de sentir nuestras emociones.

Read More

Empatía

María Robles Empatía

¿Qué es la empatía?

Según la RAE, la empatía es la capacidad que tenemos de ponernos en el lugar de alguien y comprender lo que siente o piensa.

Empatía proviene del griego “emocionado”, haciendo referencia a la capacidad de percibir los sentimientos ajenos como propios.

Por ello es fundamental para una correcta interacción social, ya que nos permite ponernos en el lugar del otro y entender las situaciones que está viviendo o las sensaciones que está padeciendo.

La empatía, nos sirve para ayudarnos a la resolución de conflictos ya que nos sirve para recoger información sobre el otro, identificar sus emociones y comprender sus puntos de vista. Además contribuye a la disminución de los estados emocionales negativos y refuerza los positivos.

De esta manera, actualmente la empatía es una de las cualidades más valoradas en las personas, pero no siempre se cultiva y no nos suelen enseñar a potenciarla en los colegios.

Ser empáticos no es lo mismo que estar de acuerdo con lo que la otra persona manifiesta, no quiere decir que lo estemos aceptando o que nos caiga bien. No son sinónimos.

También es importante hacer otra una puntualización para diferenciar empatía de identificación: a veces nos vemos reflejados en las dificultades del que tenemos delante y perdemos la objetividad al decirle aquello que nosotros hubiéramos deseado escuchar. Si esto pasa estamos quedándonos enganchados en nuestra propia historia, sin escuchar realmente al que tenemos delante.

¿Qué pasa si no tenemos esta cualidad?

Son personas que no tienen la capacidad de comprender cuándo están produciendo dolor a los demás o que no comprenden cómo de importante es este dolor en la otra persona ya que ellos no son capaces de sentirlo. Tampoco son capaces de prever cuándo van a hacer daño a otra persona ni entienden las emociones propias o ajenas.

La falta de empatía puede ser uno de los síntomas de alguno de los trastornos de la personalidad.

Cuando existe una falta total de empatía, podemos hablar de psicopatía.


Read More

Apego y vínculos

 

María Robles apego y vínculos

 

¿Qué es?

El apego es la relación de afecto que se establece entre el bebé recién nacido y su madre, o padre o cuidador principal.

El creador de esta teoría fue John Bowlby, prestigioso psiquiatra psicoanalista inglés a quien la ONU encargó un folleto sobre las dificultades que presentaban los huérfanos y sin hogar al terminar la Segunda Guerra Mundial.

Bowlby estudió un grupo de 44 jóvenes y evidenció el impacto de la privación precoz de cuidados familiares. Posteriormente publicó la Teoría del Apego, con lo que Bowlby fue aislado por sus compañeros, ya que abarca campos de la psicología, de la teoría evolutiva y de la etología, y cuestiona algunos supuestos teóricos del psicoanálisis (1), escuela a la que él pertenecía y en la que se había formado.

El modelo propuesto se basaba en la existencia de cuatro sistemas de conducta, relacionados entre sí: Conducta de apego, conducta de exploración, miedo a lo extraño y sistema afiliativo.

  • El sistema de apego lo forman todas aquellas señales que buscan la proximidad y el contacto con las figuras de apego (FA) (sonrisa, gestos, lloros…). Se activa cuando se aleja la figura de apego o cuando se percibe una amenaza.
  • El sistema de exploración tiene cierta incompatibilidad con el de apego: cuando disminuyen las conductas de apego se activan las de exploración, y viceversa.
  • Los mismo ocurre con el sistema de miedo a lo extraño: cuando aparece lo extraño aumentan las conductas de apego y disminuyen las de exploración, y al revés.
  • El sistema afiliativo se refiere al interés que muestran los individuos a mantener relaciones de proximidad e interactuar con otros, incluso con quienes no se han establecido vínculos afectivos, lo que tiene cierta contradicción con el miedo a lo extraño.

Posteriormente se siguió estudiando el apego en esta línea

En 1.964 Schaffer y Emerson estudiaron 60 bebés y sus familias, durante los dos primeros años de vida, observando que el vínculo establecido dependía fundamentalmente de la sensibilidad y de la capacidad de respuesta del cuidador a las necesidades de los bebés (2).

Posteriormente Mary Ainsworth, psicóloga USA, se traslada a Uganda y estudia los efectos de la presencia-ausencia de la madre sobre la conducta exploratoria de los niños, diseñando para ello la situación experimental de laboratorio “Situación del Extraño”, uno de los más conocidos e imitados en este tipo de estudios.

La prueba dura unos 20 minutos con ocho episodios: la madre y el niño entran en una sala de juego. Enseguida entra una persona desconocida (extraño) y mientras ella juega con el niño la madre sale de la sala y deja al niño solo con el extraño. La madre regresa y vuelve a salir, pero esta vez con el extraño, y el niño se queda solo. Finalmente, la madre regresa con el extraño.

¿Qué se encontró?

Ainsworth encontró tres patrones de conducta, representativos de los tipos de apego establecidos:

  • Los niños de apego seguro tenían madres muy sensibles y responsivas a las llamadas del bebé. Cuando entraban en la sala enseguida se ponían a explorar, usando a la madre como base segura; cuando salía la madre se mostraban afectados y disminuían la exploración y cuando volvía se alegraban y se acercaban a ella, para enseguida volver a explorar.
  • Los niños de apego inseguro-evitativo tenían madres relativamente sensibles y rechazantes a las llamadas del bebé. Al entrar en la sala se ponían a explorar los juguetes, ignorando a la madre. Cuando salía la madre no se mostraban afectados ni se alegraban cuando regresaba.
  • Los niños de apego inseguro-ambivalente tenían madres que se mostraban sensibles y cálidas en unas ocasiones y frías e insensibles en otras. Estos niños cuando entraban en la sala apenas exploraban, se mostraban preocupados por su madre, lo pasaban mal cuando ésta salía de la habitación y se mostraban ambivalentes a su regreso.

Sin embargo…

Más recientemente se ha propuesto la existencia de un cuarto tipo de apego, denominado inseguro-desorganizado/desorientado, que inicialmente eran considerados inclasificables. Son los niños más inseguros y al reunirse con la madre tras la separación muestran conductas confusas y contradictorias.

Tradicionalmente el apego más fuerte se establece con la madre, por su relación especial con el niño, pero en la actualidad por motivos laborales, económicos, etc. puede formarse con varias personas, pero siempre en grupo reducido (3).

Según Bowlby, estas relaciones con las FA van a servir para construir una representación mental de uno mismo y de las relaciones con los demás (modelo representacional interno).

Un aspecto clave es la noción de quiénes son las FA, dónde se encuentran y qué se puede esperar de ellas, así como si uno mismo es querido y valorado por las FA.

Desde este punto de vista se considera que el aspecto determinante de la relación es la respuesta del cuidador a las llamadas del niño, que puede clasificarse en tres tipos: mostrarse sensible a la llamada y permitir su acceso (llevaría a un modelo de apego seguro), mostrarse sensible e impedir el acceso (llevaría a un modelo de apego inseguro-evitativo), y atender y permitir el acceso de forma imprevisible (que llevaría a un modelo de apego inseguro-ambivalente).

El modelo representacional puede construirse también en ausencia de relación con la figura de apego, ya que en este caso lo importante sería la ausencia de respuesta.

Así, el modelo relacional influirá hondamente en las relaciones sociales futuras

Las personas que tuvieron un apego seguro con sus cuidadores confiarán en las personas con las que se relacionen, mientras que los que tuvieron experiencias negativas con sus FA no esperarán nada positivo o gratificante, sino que esperarán rechazo o falta de respuesta empática. Pero aunque estos primeros vínculos sean problemáticos, las experiencias posteriores pueden ofrecer una reelaboración (5).

Las características del niño también pueden influir en el apego que se establece. Hay evidencia de que el bajo peso al nacer, prematuridad y ciertas enfermedades del recién nacido exigen más cuidados de los padres, y en familias de riesgo pueden llevar a un apego inseguro. Lo que ha llevado a pensar que el temperamento del niño también puede influir en la calidad del apego, lo que ha suscitado un acalorado debate en los últimos años.

Esta teoría ha sido considerada uno de los planteamientos más sólidos en el campo del desarrollo emocional y cuenta con una amplia variedad de estudios e investigaciones que la han convertido en una de las principales áreas de investigación evolutiva.

Bibliografía

1. Gago, Josu.Teoría del Apego. El vínculo. Escuela Vasco-Navarra de Terapia Familiar. https://www.avntf-evntf.com/wp-content/uploads/2016/06/Teor%C3%ADa-del-apego.-El-v%C3%ADnculo.-J.-Gago-2014.pdf.

2. Oliva Delgado, Alfredo.Estado actual de la teoría del apego. psiquiatriainfantil.org. http://psiquiatriainfantil.org/numero4/Apego.pdf.

3. PSICODIAGNOSIS, GABINETE.psicodiagnosis.es. https://psicodiagnosis.es/areageneral/ciclo-evolutivo/el-apego/.

4. Soares, Isabel.Internatiohnal Journal of Clinical and Health Psycology. 2007, vol. 7, nº 1. pp. 177-195. https://repositorio-ucp.pre.rcaap.pt/bitstream/10400.14/2807/1/art-int-arb_2007_FEP_1465_Dias_Pedro_01.pdf.

5. Wallin, David J.El Apego en Psicoterapia. s.l. : Desclée de Brouwer.

 

Read More
Call Now Button