Ansiedad anticipatoria o pensar de más

La ansiedad anticipatoria es una forma de ansiedad; consiste en un proceso de evaluación cognitiva que realizamos a nivel mental, donde imaginamos lo peor que puede pasar ante una determinada situación que nos provoca estrés o inquietud. Es un proceso de evaluación cognitiva que, teniendo en cuenta la experiencia predice las consecuencias que un acontecimiento determinado produce en nuestra conducta. Va desde un proceso rápido, intuitivo, automático, hasta un proceso de predicción elaborado, deliberado, basado en inferencias inductivas o deductivas

Una de las consecuencias de la ansiedad anticipatoria es la proyección en el futuro, con pensamientos de futuro catastrofistas, y es un síntoma común en los pacientes que presentan un trastorno de ansiedad. La persona vive constantemente con la sensación de peligro lo que le genera un gran malestar.

Son comunes las distorsiones cognitivas o errores de pensamiento, que en muchos casos dan lugar a las profecías autocumplidas (de forma inconsciente, la persona provoca que su mayor miedo ocurra y esto le refuerza aún más el miedo), entrando en dinámicas que resultan muy difíciles de suprimir.

Aparece en los momentos previos a ciertos eventos en los que la persona experimenta niveles muy elevados de tensión y nerviosismo; ante situaciones en las que la persona pone altas expectativas sobre el propio rendimiento, y experimenta temor a no conseguir sus objetivos, avergonzarse o ponerse en ridículo.

Sin embargo, la ansiedad anticipatoria no aparece mientras se realiza la acción temida, sino en los momentos previos, en los cuales la persona no para de pensar en la situación específica y a sentir sensaciones desagradables al imaginar su fracaso.

Los síntomas a través de los que se manifiesta esta ansiedad, son los propios de la ansiedad:

  • Tensión muscular
  • Sudoración
  • Palpitaciones y/o taquicardia
  • Cefaleas
  • Disnea
  • Voz temblorosa
  • Mareos y náuseas
  • Problemas digestivos
  • Alteraciones de sueño
  • Fatiga

La ansiedad anticipatoria puede también causar problemas en las relaciones sociales puesto que suelen estar siempre preocupados y tensos. Además hay una disminución de la concentración y, con ello, una disminución del rendimiento académico o laboral.

Por todo ello, la aparición de toda esta síntomatología produce grandes molestias que hacen que, como hemos visto, se pierda la capacidad para rendir adecuadamente.

Referencias:

  1. Carlos Baeza (2007). Clínica de la Ansiedad. Psicólogos  especialistas en el tratamiento de la ansiedad. Madrid y Barcelona.
Read More

Prevención del consumo de sustancias en el entorno laboral

maria-robles-prevencion-alcohol

Buenas tardes,

os dejo aquí una entrevista publicada hace un mes en el portal de salud del diario Marca en la que tuve el placer de participar junto con Proyecto Hombre.

En ella destacamos el siguiente fragmento, por lo relevante de su conocimiento por todos nosotros:

¿Qué factores aumentan el consumo de alcohol?

  • Factores relacionados con la propia persona: tolerancia a la frustración y su estado de ánimo, la presencia de conflictos interpersonales y familiares, vivir en un entorno de consumo, cómo emplea el ocio y tiempo libre, la disposición o no de estrategias y hábitos de salud adecuados, etc.
  • Elementos del propio trabajo o de las propias organizaciones: factores relativos a las condiciones de trabajo como estrés, excesiva carga de trabajo, jornadas demasiado largas, turnicidad y nocturnidad. Trabajar en un entorno laboral de tolerancia respecto al consumo o realizar tareas rutinarias y repetitivas.
  • Factores relativos a la insatisfacción con el entorno y las condiciones económicas: la valoración de los superiores e iguales no es la que se espera, existen problemas con la autoridad/liderazgo organizativa, surgen sentimientos de incapacidad para las tareas que hay que desempeñar, la remuneración no está ajustada a las funciones que se realizan, existe un clima tenso o inadecuado en el trabajo, entre otros. Además, factores relacionados con la precariedad laboral: contratos temporales que pueden dificultar la planificación del futuro y que genera a las personas incertidumbre y malestar emocional.
  • La disponibilidad de bebidas alcohólicas en el ámbito laboral y trabajos en los que por sus particularidades tengan acceso más fácil y habitual al alcohol.
  • Roles de trabajo que condicionan situaciones favorables de consumo de alcohol: comidas o viajes de negocios, por ejemplo.
  • Trabajos en los que se necesitan unas condiciones físicas o psíquicas de especial resistencia, trabajos en donde el trabajador no tiene horario fijo con continuas rotaciones horarias, o también trabajos donde se necesita un esfuerzo físico mayor para su realización.

La confluencia de uno o varios de estos factores da lugar a un incremento de los niveles basales de estrés del trabajador; esta situación podría resolverse adecuadamente con un afrontamiento eficaz de la situación. Sin embargo, si el trabajador no cuenta en ese momento con los recursos personales pertinentes para afrontar esta situación, puede iniciar conductas evasivas mediante el consumo de alcohol.

Read More

Sueño reparador: estrategias básicas

maría-robles-sueño

El sueño es un estado de alteración de la conciencia, que se repite periódicamente para restaurar la energía y el bienestar de la persona. Por ello el descanso y el sueño son esenciales para la salud y básicos para la calidad de vida.

Sin sueño la capacidad de concentración y de realización de las actividades básicas de la vida diaria disminuyen, a la vez que se incrementan los niveles de irritabilidad.

A pesar de que el sueño es un campo del que tenemos aún a día de hoy poco conocimiento, sí se sabe que está implicado en funciones inmunes, endocrinas, de aprendizaje y de memoria, por lo que ante la ausencia de sueño o trastornos del sueño estas funciones se verán mermadas o muy repercutidas.

A continuación os dejo una serie de estrategias para mejorar nuestro descanso nocturno

  1. Control del estímulo:
  • Vaya a dormir únicamente cuando tenga sueño.
  • No realice ninguna actividad en la cama que no sea dormir (no vea la televisión, no coma, no piense en problemas o cosas que tiene que hacer, no lea…).
  • Si pasados ​​quince minutos de haberse acostado con la intención de dormir no lo ha conseguido, levántese y vaya a otra habitación. La medida de quince minutos, es relativa, lo importante es que se levante cuando note que no puede dormirse.
  • Si ha tenido que ir a otra habitación, haga alguna actividad relajante, como por ejemplo leer o escuchar música. Vuelva a la habitación sólo cuando vuelva a tener sueño.
  • Si una vez ha vuelto a la cama sigue sin poder dormirse, vuelva a repetir la operación anterior (levantarse y marchar). Hágalo así tantas veces como haga falta.
  • Si después de haberse quedado dormido/a, se despierta durante la noche y no puede volver a dormirse, vuelva a llevar a cabo las instrucciones anteriores.
  • Prepare su despertador para que suene a la misma hora todas las mañanas, y levántese independientemente del tiempo que haya dormido durante la noche.
  • Los fines de semana no desplace más de una hora la hora de levantarse.
  • No duerma durante el día, NO HAGA siesta.
  1. Higiene del sueño:
  • Evite la cafeína a partir de la tarde, y evite el alcohol antes de acostarse.
  • Haga ejercicio regularmente pero evite hacerlo en horas cercanas a acostarse.
  • Evite la actividad física intensa durante las horas anteriores a acostarse. Haga actividades que ayuden a reducir la activación del organismo (por ejemplo leer, ver la televisión …).
  • Evite las comidas y cenas pesadas (de difícil digestión). Sobre todo las cenas.
  • Cene al menos dos horas antes de acostarse.
  • Evite también acostarse con hambre.
  • Reduzca el consumo de líquidos después de cenar (para evitar tener que ir al baño durante la noche). En todo caso, puede tomar un vaso de leche (ya que contiene triptófano y puede ayudar a conciliar el sueño).
  • Establezca determinados comportamientos rutinarios que puedan llegar a asociarse a la conducta de dormir (tomar un baño caliente, lavarse los dientes, ponerse el pijama, practicar algunos ejercicios de relajación, leer un rato, apagar la luz …).
  • Cuide el ambiente de la habitación donde duerme. Evite ruidos, temperaturas inadecuadas, el comportamiento del compañero de cama, la luz que entra …
  • Evite las preocupaciones en la cama. Programe un rato del día para preocuparse, siempre a la misma hora y en el mismo lugar, y al menos dos horas antes de acostarse. Si durante la noche surge una preocupación, recuerde que al día siguiente podrá tratarla y atenderla durante el tiempo acordado.
Read More
Call Now Button