María Robles emociones

¿Qué son las emociones?

Las emociones son sentimientos intensos, de duración breve y de aparición normalmente abrupta.

Se diferencian de los sentimientos porque se acompañan de un cortejo psicosomático agudo, con amplia participación vegetativa y neuroendocrinológica.

¿Para qué sirven?

Su principal objetivo es el mantenimiento del individuo alerta, con el fin de reaccionar de un modo lo más eficaz posible frente al estímulo causal de la emoción.

Para Fish (1), la emoción constituye la vertiente somática de manifestación de la experiencia psíquica subjetiva que denominamos sentimiento, resultando la separación entre ambos un artificio teórico.

Damasio ofrece una definición para cada tipo de emoción, considerando la hipótesis neurobiológica subyacente (2):

  • Una emoción propiamente dicha —como felicidad, tristeza, vergüenza o simpatía— es un conjunto complejo de respuestas químicas y neuronales que forman un patrón distintivo.
  • Las respuestas son producidas por el cerebro normal cuando este detecta un estímulo emocionalmente competente, esto es, el objeto o acontecimiento cuya presencia, real o en rememoración mental, desencadena la emoción. Las respuestas son automáticas.
  • El cerebro está preparado por la evolución para responder a determinados estímulos emocionalmente competentes con repertorios específicos de acción. Sin embargo, la lista de estímulos emocionalmente competentes no se halla confinada a los repertorios que prescribe la evolución. Incluye muchos otros aprendidos en toda una vida de experiencia.
  • El resultado inmediato de estas respuestas es un cambio temporal en el estado del cuerpo, y en el estado de las estructuras cerebrales que cartografían dicho cuerpo y sostienen el pensamiento.
  • El resultado último de las respuestas, directa o indirectamente, es situar al organismo en circunstancias propicias para la supervivencia y el bienestar.

Damasio propone una clasificación de las emociones en tres categorías: emociones de fondo, emociones primarias y emociones sociales. Todas ellas se desarrollan en el cuerpo, a diferencia de los sentimientos, que anidan en la mente.

Referencias:

  1. Kraepelin E. Dementia praecox and paraphrenia. Edimburgo: Livingstone; 1919.
  2. Damasio AR. En busca de Spinoza: neurobiología de la emoción y los sentimientos. 1ª ed. Barcelona: Editorial Crítica; 2005.



maria robles psiquiatra barcelona

Dra María Robles Martínez

Médico Psiquiatra

Consulta psiquiatría privada en Barcelona

Especialista en urgencias psiquiátricas, adicciones y patología dual.

www.mariarobles.es