María Robles Trastorno de pánico

¿Qué es el trastorno de pánico?

El trastorno de pánico parte de los trastornos de ansiedad. Se caracteriza porque cursa con ataques de pánico, que son sensaciones repentinas de terror sin que exista un peligro aparente.

Los ataques de pánico ocurren en cualquier momento y en cualquier lugar, sin dar avisos a la persona que los sufre, por ello es frecuente que la persona pueda tener miedo de otra crisis y evite los lugares en los que sufrió una crisis anteriormente.

¿Cómo se diagnostica?

Aquí mostramos los criterios diagnósticos del DSM 5 para el trastorno de pánico:

A. Ataques de pánico inesperados recurrentes. Un ataque de pánico es un episodio abrupto de miedo intenso o malestar intenso que alcanza un pico en minutos, y durante el cual ocurren cuatro (o más) de los siguientes síntomas:

*El aumento repentino puede ocurrir desde un estado de calma o un estado de ansiedad.

  • Palpitaciones, latidos cardíacos fuertes, taquicardia
  • Sudoración
  • Temblores
  • Disnea, sensaciones de sofocación
  • Sensaciones de ahogo/asfixia
  • Dolor o molestia precordial
  • Náuseas, molestias abdominales
  • Mareos, inestabilidad, sensación de desmayo
  • Escalofríos o sensaciones de calor
  • Parestesias (entumecimiento u hormigueo)
  • Desrealización (sentimientos de irrealidad) o despersonalización (estar desapegado de uno mismo).
  • Miedo de perder el control o de enloquecer
  • Miedo a morir

*Se pueden observar síntomas específicos de la cultura (por ejemplo, tinnitus, dolor de cuello, dolor de cabeza, gritos o llanto incontrolables). Tales síntomas no deben contarse como uno de los cuatro síntomas requeridos.

B. Al menos uno de los ataques es seguido por 1 mes (o más) de uno o ambos de los siguientes:

  1. Preocupación persistente por ataques de pánico adicionales o sus consecuencias (por ejemplo, perder el control, sufrir un ataque cardíaco, “volverse loco”).
  2. Un cambio desadaptativo significativo en el comportamiento relacionado con los ataques (por ejemplo, comportamientos diseñados para evitar ataques de pánico, como evitar el ejercicio o situaciones desconocidas).

C. La alteración no es atribuible a los efectos fisiológicos de una sustancia (por ejemplo, abuso de una droga, un medicamento) u otra condición médica (por ejemplo, hipertiroidismo, enfermedades cardiopulmonares).

D. La alteración no se explica mejor por otro trastorno mental (p. ej., los ataques de pánico no ocurren solo en respuesta a situaciones sociales temidas, como en el trastorno de ansiedad social; en respuesta a situaciones u objetos fóbicos circunscritos, como en la fobia específica; en respuesta a obsesiones, como en el trastorno obsesivo-compulsivo; en respuesta al recuerdo de eventos traumáticos, como en el trastorno de estrés postraumático; o en respuesta a la separación de las figuras de apego, como en el trastorno de ansiedad por separación).

¿Cuáles son las causas?

A día de hoy no se conocen las causas del trastorno de pánico, pero se cree que podrían influir los siguientes factores:

  • Niveles de estrés
  • Causa genética
  • Predisposición a la sensibilidad al estrés
  • Sensibilidad a las emociones negativas
  • Alteraciones de la función cerebral




maria robles psiquiatra barcelona

Dra María Robles Martínez

Médico Psiquiatra

Consulta psiquiatría privada en Barcelona

Especialista en urgencias psiquiátricas, adicciones y patología dual.

www.mariarobles.es