María Robles Trastorno narcisista

¿Qué es?

El Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP) se define en el Manual de Diagnóstico y Estadísticas de los Trastornos Mentales (DSM) con las siguientes características: grandiosidad, necesidad de admiración por parte de los demás y falta de empatia.

El rasgo más típico de este trastorno es, por tanto, la negación de sentimientos, junto a la arrogancia del ego y la necesidad de proyectar una imagen endiosada de sí mismo a los demás.

Un individuo con trastorno narcisista de la personalidad (TNP) es aquel que no ha acabado de construir su yo. El yo es el resultado de la interacción cuerpo-mente, sentimientos-razón. Sin embargo, quien tiene un trastorno narcisista de la personalidad se ve, a menudo, como un objeto, fruto de la escisión de conciencia del yo.

Lo que ama el narcisista es su imagen, no su yo real.

El comportamiento de un individuo con trastorno narcisista de la personalidad se caracteriza por tener una sobreestimada consideración de sí mismo, necesitando la admiración de los otros y con escasa o nula comprensión hacia los demás (George FR, 2018). El individuo con TNP tiene una elevada autoimagen de sí mismo y necesita reafirmarse constantemente en su entorno social.

Su manera de actuar y verse a sí mismo siempre será vanagloriándose de su autoimagen: “Soy perfecto”. La mayoría de psicoanalistas definen a los individuos con este trastorno como personas que no miran su propio yo, sino que se identifican con la imagen idealizada que tienen de su yo.

¿Cómo se diagnóstica?

El narcisismo en sí se da en todas las personas, siendo el grado de narcisismo el que diferenciará un mero rasgo de la personalidad de un trastorno patológico.

Para el diagnóstico del TNP se utilizan diferentes pruebas psicométricas de personalidad y psicopatología, destacando el Inventario de Personalidad Narcisista (NPI), la Entrevista Diagnóstica para el Narcisismo (DIN) y el Inventario Multifásico de Personalidad de Minnesota (MMPI), entre otros. No será hasta 1980 cuando el trastorno narcisista de la personalidad es introducido por primera vez como patología clínica, integrándose en el DSM-III (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales que proporciona diagnósticos basados en definiciones comunes).

El narcisismo es el resultado de una perturbación en el desarrollo de la persona. Es la distorsión en sí misma la que produce el trastorno narcisista (Alexander Lowen, 1985).

Los resultados de la investigación en población general, a día de hoy, muestran una mayor prevalencia de TNP en hombres, con un 18% en comparación al 6% en mujeres. Las razones aún son desconocidas.

¿Cuáles son sus rasgos más característicos?

Rasgos característicos del individuo con Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP) (DSM-IV-TR, 1994):

  • Autoengrandecimiento de sí mismo: creen que tienen grandes habilidades.
  • Tener fantasías de éxito.
  • Creer que se es “especial”, único, y que por ello sólo puede ser entendido por personas especiales o de alto estatus. Esto hace que se relacionen con personas que consideran importantes.
  • Requiere admiración excesiva y constante. Básicamente, su relación con los demás y con su entorno parten de esta necesidad de ser admirado y reconocido.
  • Tiene un sentido de derecho. Se creen “los mejores”, por tanto, se les debe admiración y reconocimiento.
  • Es interpersonal: valora el orgullo propio por encima de todo. Sus acciones y respuestas son calculadas.
  • Carece de empatia. Incapaz de ponerse en la piel del otro y mucho menos de procurar su bienestar.
  • Suele tener envidia o cree que los demás se la tienen. Si se siente agredido o humillado reacciona a menudo con cólera desproporcionada, o bien, cae en una depresión profunda, sensación  de vacío.
  • Muestra comportamientos o actitudes arrogantes, alardeando de su propio éxito y devaluando a los otros.

Tipos de trastorno narcisista de la personalidad

La revisión del DSM-III, publicada en 1987, expone: “estas personas están preocupadas con fantasías de éxito ilimitado, poder, éxito, belleza o amor ideal, y con sentimientos crónicos de envidia hacia aquellos que perciben como más exitosos que ellos” (DSM-III-R, p. 350).

Se consideran a sí mismos individuos superiores y su arrogancia hace que muchas veces desprecien o envidien a los demás. El trastorno narcisista de la personalidad es fruto de una escisión de la personalidad. Al evitar sus propios sentimientos, el individuo con TNP no ha acabado de desarrollar su yo, motivo que le ha empujado a construir y venerar su autoimagen.

George FR describe cinco clases de narcisismo, según el grado de distorsión o pérdida del yo. A mayor pérdida, mayor severidad del TNP (Alexander Lowen, 1985):

  1. Carácter fálico-narcisista: el individuo con TNP se cree mejor que el resto. Este carácter proviene de la etapa edípica, de la fase inicial de construcción del yo durante la infancia. Según Freud, en el proceso de superación de traumas infantiles, estos individuos utilizan la negación como defensa de lo que sucedió, provocándose heridas narcisistas.
  2. Carácter narcisista: el individuo se cree el mejor. Tiene una imagen de sí mismo de grandiosidad: “Soy perfecto”.
  3. Personalidad límite: al igual que en todos los tipos de narcisismo, en la personalidad límite se da también una escisión de la personalidad, entre su autoimagen y su verdadero yo. Actúa siguiendo sus impulsos, pero no a tan largo plazo como la personalidad psicótica ni siendo tan antisocial.
  4. Personalidad psicopática: se consideran individuos superiores a los demás y “muestran una arrogancia que raya en el desprecio a las personas corrientes” (Lowen A, 1985). Se caracterizan por la ausencia de contención en las respuestas y en los comportamientos hacia los demás. Necesitan de la gratificación inmediata y no toleran la frustración.
  5. Personalidad paranoide: son megalómanos, con una autoestima sobrevalorada, delirios de grandeza, ansias de poder y distorsión de sus capacidades reales. En caso extremo sufren de pérdida de la realidad.

Cuanto más narcisista es un individuo, menos se identifica con sus sentimientos y mayor es su identificación con una autoimagen de grandiosidad que necesita proyectar hacia los demás.

El trastorno narcisista de la personalidad severo suele ir acompañado de un comportamiento sádico, que es el que caracteriza al narcisismo maligno. Sin embargo, es la psicopatía la manifestación más extrema de este trastorno: mienten, engañan, roban, e incluso pueden llegar a matar sin ningún remordimiento o sentimiento de culpa.

¿Cuáles son las causas?

Si bien el origen de este trastorno no está del todo identificado, se ha demostrado que ciertos factores biológicos, psicológicos y sociales tienen un papel determinante en la causa del mismo. A nivel fisiológico, ciertas anomalías en el córtex insular del cerebro (empatia) y en los lóbulos frontales (toma de decisiones) podrían ser las causantes de este trastorno, sobretodo de la falta de empatia.

El córtex insular es la zona del cerebro dónde se genera la representación de estados corporales, como el picor, el dolor, la temperatura y el tacto y nos hace ser conscientes de estos estados dando lugar a los sentimientos. Según estudios científicos, personas que sufrieron algún tipo de daño o intervención quirúrgica en el córtex insular y que les supuso una disminución en el grosor de la masa gris en esta región vieron diezmada su capacidad de empatia. Se evidencia que el menor grosor del córtex insular diferencia a un individuo con trastorno narcisista de la personalidad de un individuo sano. Esta diferencia fisiológica también se muestra en el autismo y en otras patologías psíquicas.

Mayor empatía a mayor volumen de materia gris en la región insular.

La capacidad de experimentar emociones incrementa las buenas acciones.

Desde el psicoanálisis, la causa del trastorno narcisista de la personalidad se encuentra en una herida sufrida durante la infancia, probablemente por desatención materna y que el niño es incapaz de superar. Ante esta herida adoptará una respuesta defensiva de negación de lo que ha ocurrido. Esta negación de la realidad será también una negación de los propios sentimientos que derivará en vanagloria y grandiosidad de su autoimagen creada y en una necesidad constante de admiración. Su yo no es el resultado de la percepción de su cuerpo y de los sentimientos que se generan en esta consciencia del yo (interrelación cuerpo-mente), sino que se ve así mismo como un objeto auto-creado y proyectado a los demás para ser admirado.

¿Cómo se comporta un individuo con trastorno narcisista de la personalidad?

En la mitología griega, Ovidio nos presenta a Narciso, un apuesto joven griego que rechazó el amor de la ninfa Eco. Como castigo, los dioses condenaron a Narciso a enamorarse de su propio reflejo en un estanque de agua. Incapaz de alejarse del estanque, Narciso se marchitó y se transformó en una flor que lleva su nombre, el narciso.

El mito de Narciso nos desvela cómo la personalidad narcisista es incapaz de amar a alguien que no sea a sí mismo. Reniegan de su yo para ensalzar su imagen y al venerar a ésta no empatizan con los sentimientos de los demás.

Suele aparecer al principio de la edad adulta, pero su gestación se ha iniciado durante la infancia, generalmente por falta de amor. Esta desprotección desencadena en el niño respuestas defensivas de negación de la herida, manifestándose en el adulto enuna actitud arrogante, falta de empatia y endiosamiento (Braier E, 2001).

Con la negación de los propios sentimientos se produce una falta de sentido del yo, que es suplantada por una elevada autoimagen de sí mismo, que a menudo se expresa en comportamientos egoístas. Estos comportamientos pueden conllevar el alejamiento social del individuo dando lugar a importantes deficiencias funcionales: psicopatía, consumo de sustancias, relaciones disfuncionales, conflictos interpersonales, agresiones sexuales, impulsividad, ideación homicida y suicida.

Les resulta imposible mantener relaciones sociales y de amistad de larga duración. Tampoco suelen trabajar en cooperación con otros. El individuo con trastorno narcisista de la personalidad se caracteriza por su endiosamiento y arrogancia, pero también por su vulnerabilidad. Al necesitar del éxito y admiración constantes, no acepta las críticas y no sabe cómo hacer frente a la frustración.

Los individuos con trastorno narcisista de la personalidad presentan tal deterioro de la capacidad emocional que esta negación de sentimientos les impide comportase normalmente, derivando en disfunciones conductuales que pueden generarle distorsión de la realidad, ira desproporcionada o depresión.

Bibliografía

American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Third Edition-Revised (DSM-III-R). Washington, DC; 1987.

George FR & Short D. The Cognitive Neuroscience of Narcissism. Journal of  Brain Behaviour & Cognitive Sciences 2018; 1: 1-9.

Lowen A. El narcisismo. La enfermedad de nuestro tiempo. Paidós, 1985.

Braier E. Las heridas narcisistas en el trauma psíquico temprano. Teoría y clínica. Intercambios: papeles de psicoanálisis = Intercanvis: papers de psicoanàlisi 2001; 6: 21-24.




maria robles psiquiatra barcelona

Dra María Robles Martínez

Médico Psiquiatra

Consulta psiquiatría privada en Barcelona

Especialista en urgencias psiquiátricas, adicciones y patología dual.

www.mariarobles.es