El ego, ese gran enemigo

María Robles El ego

¿Qué es el ego?

Ego es una palabra que viene del latín, y significa ‘yo’. En Psicología se utiliza para referirse a la conciencia del individuo, entendida ésta como su capacidad para percibir la realidad.

Por otro lado, también puede usarse para hacer referencia al exceso de autoestima en una persona, es decir, la valoración exagerada que alguien tiene de sí mismo.

En el post anterior hablábamos del amor propio, y aunque muchas personas creen que son sinónimos, ambos conceptos son muy diferentes. Fortalecer el amor propio nos hace grandes y nos hace crecer con nosotros mismos, mientras que el ego nos hace pequeños y, en ocasiones, nos aleja de los demás.

¿Qué relación tiene con la autoestima?

Puede ser entendido también como una falta de autoestima.

Una clara diferencia entre ambos es que la persona con ego no sabe ponerse en el lugar del otro, ni se preocupará por el otro. 

Cuando una persona tiene un buen autoestima se preocupará por los demás, mientras que una persona con gran ego nunca lo hará.

Por ello, una vez más, es recomendable y muy necesario el fortalecimiento de la autoestima para hacerla fuerte y sana.

Una persona con ego, en realidad, no se quiere a sí misma. Sus conductas se deben a la necesidad de ocultar y tapar algunos aspectos, por eso no pueden ver más allá de sí mismos.

El ego es el que hace que queramos que los demás nos presten atención, o nos sintamos importantes. Se basa en el deseo de sobresalir por encima de los demás, mientras que la autoestima se basa en la superación y aceptación personal.

Es necesario rechazar la idea de tener un ego grande, cuanto más grande sea, más grande querrá ser, y más nos alejará de nosotros mismos y de los de nuestro alrededor.

 

Read More

Lo bueno del amor propio

¿Qué es eso del amor propio?

El amor propio se puede definir como la percepción positiva que tenemos sobre nosotros mismos:  aceptación, respeto, valor, pensamientos positivos y consideraciones, y es una cualidad que puede ser apreciado por los que nos rodean.

Forma parte de nuestro autoestima, de cómo nos vemos y valoramos a nosotros mismos. Y por ello, es fundamental para relacionarnos con los demás y con el mundo que nos rodea.

Desde pequeños nos enseñan que tenemos que querer a los demás y ser buenos con ellos, pero a menudo se les olvida enseñarnos de que lo primero de todo es quererse a uno mismo y ser bueno consigo mismo.

Si no eres bueno contigo y tú mismo te menosprecias o infravaloras, eres el primero que te estás tratando mal. Y cuando eso pasa, no puedes pedir a los demás que te traten bien.

El amor propio depende de nuestra voluntad para querernos. Y refleja la relación que tenemos con nosotros mismo e informa sobre los sentimientos y pensamientos hacia nuestro físico, personalidad, carácter, actitudes y comportamientos.

Cuando no valoramos lo que hacemos nos sentimos vacíos, y no contribuimos a nuestro crecimiento personal, sean cuales sean las metas que nos pongamos.

El amor propio se compone grandes descubrimientos sobre uno mismo y sobre el mundo que nos rodea.

¿Se puede mejorar el autoestima?

Cultivar el amor propio es fundamental, pues puede hacer que cambiemos todos nuestros objetivos a corto, medio y largo plazo si sentimos que lo que estamos haciendo en nuestra vida, aunque lo hagamos bien, no habla bien acerca de quiénes somos o no acaba de encajar con lo que queremos.

No es fácil aprender a quererse a uno mismo, y es frecuente que empecemos a hacerlo después de que algo nos haga un profundo daño que nos hace cambiar la forma de vivir.

La base de nuestra estabilidad emocional reside en un amor propio sano y fuerte.

Cuando tenemos un amor propio fuerte y estable, dejamos de buscar fuera y encontramos dentro todas esas cosas que creemos que nos hacen falta.

No amarse a uno mismo implica asumir una cantidad enorme de riesgos, ya que hará que no vivamos una vida plena y estemos siempre con una sensación incómoda allí donde vayamos. Sobre todo porque nos hará compararnos constantemente con los demás y siempre saldremos perdiendo.

El ego es algo de lo que hablaremos en el siguiente blog, y a pesar de que mucha gente confunde estos términos, tienen significados muy diferentes. El amor propio nos hace crecer y el ego nos empequeñece.

A menudo, cuando el amor propio es muy pequeño, solemos dejarnos llevar por los demás y, a la larga, a estar en situaciones que no nos gustan y que nos llevan a conflictos con nosotros mismos. Esto puede dar lugar a trastornos de ansiedad, del sueño o del ánimo.

Read More
Call Now Button