Ansiedad tipos y tratamiento

Trastornos de ansiedad: ¿Cómo afectan tu vida diaria?

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un estado emocional en el que las personas se sienten inquietas, aprensivas o temerosas. Las personas afectadas experimentan ansiedad frente a situaciones que no pueden controlar o predecir, o sobre situaciones que parecen amenazantes o peligrosas.

Un sentimiento que puede el realizar las actividades cotidianas. La ansiedad descontrolada o persistente durante un período de seis meses o más es calificada de trastorno.

TEPT

¿Qué es? El Trastorno por estrés postraumático (TEPT) es una condición clínica que se puede desarrollar después de una experiencia extremadamente traumática (p. ej.: desastres

Leer más »

La ansiedad es un estado mental que produce inquietud, inseguridad y una gran activación del organismo. Se manifiesta cuando la persona se siente amenazada por algún peligro externo o interno, que puede ser real o sobrevalorado.

Se estima que la prevalencia de ansiedad en la población española es del 20% de la población, y nosotros hemos notado un incremento de la misma tras la pandemia, ya sea por factores directos o indirectos. En Barcelona cada vez más personas acuden a consulta por presentar síntomas de ansiedad.

Puntos clave

Otros destacados:

¿Es lo mismo estrés que ansiedad?

No, el estrés y la ansiedad son dos conceptos diferentes, aunque a menudo están relacionados. El estrés es una respuesta natural del cuerpo a una situación desafiante o amenazante. Puede ser causado por situaciones cotidianas como el trabajo, la escuela, las relaciones personales, entre otras.

El estrés puede ser positivo en pequeñas dosis, ya que puede ayudar a las personas a mantenerse enfocadas y motivadas, pero en exceso puede ser perjudicial para la salud física y mental.

Por otro lado, la ansiedad es una respuesta emocional a una situación que percibimos como amenazante o peligrosa, aunque no necesariamente representa una amenaza real. La ansiedad es una emoción normal y en ocasiones necesaria, pero cuando se vuelve excesiva o recurrente, puede ser un trastorno de salud mental.

¿Crees que tienes ansiedad?

La ansiedad se puede manifestar de muchísimas maneras, y puede que no seamos conscientes de ella hasta años o incluso meses después. Si sientes que últimamente estás más nervioso, o que te están pasando cosas raras dentro de ti, sigue leyendo:

¿Cuáles son los síntomas de ansiedad?

No se presenta siempre igual, cada persona puede manifestar síntomas de ansiedad de una manera diferente, incluso cuando una misma persona vuelve a tener ansiedad en otro momento de su vida, puede tener otros síntomas distintos.

  • ¿Tienes la sensación de que algo malo va a pasar constantemente?
  • ¿Te notas que el corazón te late muy rápido? ¿te sudan las manos? ¿te duele mucho la cabeza?
  • ¿Tienes miedo a cosas que antes te daban igual (coger el autobús, ir a los centros comerciales, juntarte con mucha gente)?
  • ¿Quedas con tus amigos o familiares y al poco de llegar ya te quieres ir?
  • ¿Cancelas planes casi a última hora porque no te sientes capaz?
  • ¿Tienes que ir al baño a hacer pis con mucha más frecuencia de lo normal?
  • ¿Notas que tienes el abdomen más hinchado de lo habitual comiendo lo mismo?
  • ¿Ha cambiado tu relación con la comida? ¿comes sin tener hambre y sin disfrutarlo o se te ha cerrado el estómago?
  • ¿Has notado que tienes fallos de memoria y de concentración? ¿que tienes despistes tontos o te olvidas las cosas?
  • ¿Notas que cualquier pequeña cosa se te hace un mundo?
  • ¿Tienes la impresión de que en cualquier momento te va a estallar la cabeza?
  • ¿No puedes dejar de pensar una y otra vez en el mismo tema?

 

La ansiedad tiene una amplia variedad de síntomas, cada persona puede presentar diferentes síntomas como son:

  • Estremecimiento o temblores
  • Sensación de irrealidad
  • Terror
  • Sensación de falta de control
  • Sensación de volverse como loco
  • Temor a morir
  • Sudoración profusa
  • Palpitaciones y/o taquicardia
  • Opresión torácica
  • Tensión muscular
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad para respirar
  • Voz temblorosa
  • Mareos y náuseas
  • Problemas digestivos
  • Alteraciones de sueño
  • Fatiga

¿Es lo mismo ansiedad que depresión?

No, la depresión y la ansiedad son dos trastornos diferentes. Aunque ambas condiciones pueden compartir algunos síntomas, como la fatiga, el insomnio y la falta de concentración, tienen diferencias significativas en cuanto a sus características y causas.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por una tristeza profunda y persistente, la pérdida de interés o placer en las actividades cotidianas, la falta de energía, la disminución de la autoestima y la dificultad para tomar decisiones. La depresión puede ser causada por factores biológicos, psicológicos y sociales, y puede ser tratada con terapia y/o medicación.

Por otro lado, la ansiedad es un trastorno caracterizado por preocupación y miedo excesivo, que pueden estar acompañados por síntomas físicos, como palpitaciones, sudoración, temblores y tensión muscular. La ansiedad puede ser causada por factores biológicos, psicológicos y sociales, y puede ser tratada con terapia y/o medicación.

¿Siempre que tenemos ansiedad es por algo en concreto?

No, cada persona somos un mundo, y es necesario que cada uno de nosotros aprendamos a conocernos a nosotros mismos para poder saber si estamos sintiendo ansiedad y si existe una causa en concreto que nos la esté generando.

A veces hay una causa externa clara, o varias, y somos capaces de identificarlas fácilmente. Pero en otros casos puede que no haya una causa aparente, o que no identifiquemos ningún factor estresante en el momento actual o en los meses/años previos. Esto se debe a que la ansiedad también puede ser biológica, es decir, que se debe a un desequilibrio neuroquímico o genético.

Otras veces la ansiedad está relacionada con el consumo de sustancias, como pueden ser el alcohol, el cannabis o la cocaína, entre otras. Es frecuente que las personas que tienen ansiedad hayan empezado a beber alcohol para tranquilizarse o para poder dormir mejor; esto es un gran error debido a que a la larga produce una desestructuración de los patrones de sueño y también hay mucho riesgo de acabar presentando un trastorno adictivo. Lo mismo pasa con el cannabis y las personas que empiezan a fumar porros para estar más tranquilas o incluso para poder dormir.

A veces la ansiedad también es secundaria a alguna enfermedad del cuerpo (problemas de tiroides, problemas hormonales…) o a cambios en la medicación que tomas para ellas.

¿Es lo mismo un ataque de ansiedad que una crisis de ansiedad?

No, un ataque de ansiedad y una crisis de ansiedad no son lo mismo, aunque a menudo se utilizan indistintamente para referirse a la misma experiencia.

Un ataque de ansiedad, también conocido como ataque de pánico, es una respuesta emocional intensa y repentina de ansiedad, miedo o terror que puede durar desde unos pocos minutos hasta varias horas. Los síntomas de un ataque de ansiedad pueden incluir sudoración, temblores, taquicardia, sensación de ahogo o falta de aire, opresión en el pecho, mareo, entre otros. Los ataques de ansiedad pueden ser muy aterradores y debilitantes, y pueden hacer que la persona afectada sienta que está perdiendo el control.

Por otro lado, una crisis de ansiedad se refiere a un episodio más prolongado de ansiedad o pánico, que puede durar varios días o incluso semanas. Durante una crisis de ansiedad, la persona afectada puede experimentar síntomas similares a los de un ataque de ansiedad, pero pueden ser más persistentes y graves. Las crisis de ansiedad pueden ser desencadenadas por situaciones estresantes o traumáticas, y pueden requerir tratamiento profesional.

¿Qué es la ansiedad anticipatoria?

La ansiedad anticipatoria es una forma de ansiedad; consiste en un proceso de evaluación cognitiva que realizamos a nivel mental, donde imaginamos lo peor que puede pasar ante una determinada situación que nos provoca estrés o inquietud.

Es un proceso de evaluación cognitiva que, teniendo en cuenta la experiencia predice las consecuencias que un acontecimiento determinado produce en nuestra conducta. Va desde un proceso rápido, intuitivo, automático, hasta un proceso de predicción elaborado, deliberado, basado en inferencias inductivas o deductivas

Una de las consecuencias de la ansiedad anticipatoria es la proyección en el futuro, con pensamientos de futuro catastrofistas, y es un síntoma común en los pacientes que presentan un trastorno de ansiedad. La persona vive constantemente con la sensación de peligro lo que le genera un gran malestar.

Son comunes las distorsiones cognitivas o errores de pensamiento, que en muchos casos dan lugar a las profecías autocumplidas (de forma inconsciente, la persona provoca que su mayor miedo ocurra y esto le refuerza aún más el miedo), entrando en dinámicas que resultan muy difíciles de suprimir.

Aparece en los momentos previos a ciertos eventos en los que la persona experimenta niveles muy elevados de tensión y nerviosismo; ante situaciones en las que la persona pone altas expectativas sobre el propio rendimiento, y experimenta temor a no conseguir sus objetivos, avergonzarse o ponerse en ridículo.

Sin embargo, la ansiedad anticipatoria no aparece mientras se realiza la acción temida, sino en los momentos previos, en los cuales la persona no para de pensar en la situación específica y a sentir sensaciones desagradables al imaginar su fracaso.

Los síntomas a través de los que se manifiesta la ansiedad anticipatoria, son los propios de la ansiedad.

La ansiedad anticipatoria puede también causar problemas en las relaciones sociales puesto que suelen estar siempre preocupados y tensos. Además hay una disminución de la concentración y, con ello, una disminución del rendimiento académico o laboral.

Por todo ello, la aparición de toda esta síntomatología produce grandes molestias que hacen que, como hemos visto, se pierda la capacidad para rendir adecuadamente.

¿Cuáles son los trastornos de ansiedad?

Trastorno de ansiedad es un término general que abarca varias formas diferentes de un tipo de trastorno mental, por ello es importante prestar atención a los síntomas para prevenir que la persona que la padezca sufra crisis más severas. Cada uno de estos trastornos tiene sus propias características y síntomas y requieren tratamientos diferentes.

Trastorno de ansiedad generalizada:

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es un trastorno crónico común caracterizado por ansiedad de larga duración y que no se centra en algún objeto o situación particular.

Las personas que la padecen experimentan miedos y preocupaciones persistentes no específicos, muy focalizados en asuntos cotidianos y los síntomas interfieren con el funcionamiento normal en su vida diaria (actividades tales como el trabajo, la escuela, los amigos y la familia), pues son difíciles de controlar.

Trastorno de pánico:

El trastorno de pánico se caracteriza porque la persona sufre ataques breves de intenso miedo y terror, a menudo acompañado de síntomas como temblores, agitación, confusión, mareos, desvanecimiento, náuseas y dificultad para respirar.

En los ataques de pánico el miedo o malestar se presenta repentinamente y llega a su máximo en menos de diez minutos, pero puede durar varias horas y puede ser desencadenada por el estrés, el miedo, o incluso el ejercicio. La causa específica no siempre es evidente. Normalmente va asociado un temor anticipatorio a volver a sufrir otro ataque de pánico (ansiedad anticipatoria). 

Trastorno fóbico:

El trastorno fóbico o las fobias incluyen todos aquellos casos en los que se desencadena miedo y ansiedad por algún estímulo o situación específica. Se caracteriza por la aparición de miedo o ansiedad intenso
y persistente, prácticamente inmediata e invariable respecto a un objeto o situación específica, que se evitan o soportan a costa de intenso miedo o ansiedad.

La persona que sufre un trastorno fóbico hace todo lo posible por evitar ese estímulo que le provoca ansiedad, y esta conducta evitativa puede llegar a interferir en el funcionamiento normal de su vida diaria; estas personas saben que su miedo es irracional, no proporcional al peligro potencial real, pero se ven abrumados por el miedo que se escapa a su control.

Trastorno de ansiedad social:

Este trastorno también se conoce como fobia social y se caracteriza por miedo o ansiedad intensos que aparecen prácticamente siempre en relación a una o más situaciones sociales en las que la persona se expone al posible escrutinio por parte de otros. La persona teme actuar de una determinada manera o mostrar síntomas de ansiedad que puedan ser valorados negativamente por los observadores.

Este temor puede ser específico para situaciones sociales especiales o, generalmente, experimentarse en la mayoría de interacciones sociales. Es frecuente confundir la fobia social con la timidez, pero no todas las personas tímidas sufren fobia social.

Trastorno obsesivo-compulsivo:

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad caracterizado por:

  • Obsesiones: son ideas, pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes y persistentes que no son experimentados como producidos voluntariamente, sino más bien como pensamientos que invaden la conciencia y son vividos como exagerados o sin sentido.
  • Compulsiones: son conductas repetitivas y aparentemente finalistas que se realizan según determinadas reglas de forma estereotipada y cuya principal función es reducir la ansiedad provocada por la obsesión.La conducta no es un fin en sí misma, sino que está diseñada para producir o evitar algún acontecimiento o situación futura, relacionados con la obsesión en cuestión, por lo que su realización reduce la ansiedad provocada por la última. Sin embargo, o bien la actividad no se halla conectada de forma realista con lo que se pretende impedir o provocar, o bien puede ser claramente excesiva.El acto se realiza con una sensación de compulsión subjetiva junto con un deseo de resistirse a la compulsión, por lo menos inicialmente.

Trastorno de estrés post-traumático:

El Trastorno Por Estrés Postraumático (TEPT) se caracteriza por la aparición de síntomas específicos tras la exposición a un acontecimiento estresante, extremadamente traumático, que involucra un daño físico o es de naturaleza extraordinariamente amenazadora o catastrófica para el individuo. El TEPT puede desarrollarse poco después en la persona que haya sido expuesta a uno o más sucesos traumáticos. La persona puede presentar un conjunto de grupo de síntomas, normalmente como recurrentes recuerdos perturbadores, evasión o adormecimiento de recuerdos del suceso, y la hiperactividad, dan lugar posteriormente a flashbacks o recuerdos retrospectivos en la mente de la persona que lo vivió en el pasado.

Adicciones
Adicciones
Tratamiento de la patología dual
Patología dual
Trastornos del estado del ánimo
Trastornos del estado del ánimo
Trastornos del sueño. No dormir bien
Trastornos del sueño
×

Hello!

Click one of our contacts below to chat on WhatsApp

× ¿Cómo puedo ayudarte?