La depresión es una de las enfermedades actuales que más invalida a quien la padece: poco a poco se va aislando y va perdiendo su funcionalidad, su capacidad de relacionarse con los demás, su día a día…

Por ello, la depresión no solamente afecta a la persona que la sufre, sino también a su entorno más cercano: familia, amigos, compañeros de trabajo.

Es frecuente que si tienes una depresión te sientas incomprendido por los que te rodean, que sientas que no te entienden, que no te ayudan o que las cosas que te dicen no te valen para nada.

¿Qué hacer si tienes depresión?

Si estás sufriendo una depresión hay que consultar a un especialista que pueda evaluar tu situación en particular y hacerte recomendaciones al respecto.

Es frecuente que muchas personas acudan al especialista meses o años después de haber empezado una depresión, debido a que piensan que lo que les está pasando es temporal, o también a que consultar a un especialista es fracasar ya que han de ser capaces de salir de la depresión por sí mismos.

Cuanto más tarde se diagnostique una depresión, más tardaremos en salir de ella y es probable que las medicaciones tengan que mantenerse durante más tiempo.

¿Cómo saber si tienes depresión?

Los síntomas más frecuentes de una depresión son los que mencionamos a continuación, pero no han de presentarse todos a la vez, ni todo el tiempo. Es importante acudir a un especialista antes de autodiagnosticarse depresión, debido a que estos síntomas han de evaluarse en el tiempo.

  • Tristeza generalizada
  • Bajo ánimo
  • No tener ganas de hacer nada
  • No tener energía suficiente ni para levantarse de la cama
  • Cansarse fácilmente, con cosas que antes se hacían sin ningún problema
  • Pensamientos negativos o catastrofistas (no tienen por qué ser solamente sobre la muerte sino sobre enfermedades, el dinero, catástrofes naturales…)
  • Sentimientos de culpa
  • Sentimientos de fracaso
  • Problemas para retener información nueva o para recordar cosas que antes se hacían con frecuencia
  • Despistes y olvidos frecuentes
  • Llanto desconsolado en algunos momentos del día
  • Sensación de vacío interior
  • Sensación de embotamiento mental, que impide pensar con claridad
  • Dificultades para distraerse viendo la televisión, escuchando música o leyendo
  • Ideas de muerte o de que la vida no tiene sentido
  • Pensamientos de ser una carga para los demás
  • Aislamiento de su entorno: abandono de las reuniones familiares, de las quedadas con amigos…
  • No tener ganas de salir a la calle ni de que los conocidos le vean o le pregunten cómo está
  • Abandono de actividades que antes hacían con frecuencia, ya sea de ocio, de trabajo…
  • Pérdida del apetito y disminución de peso

Una persona no tiene por qué presentar todos estos síntomas a la vez, ni estar todos presentes cada día. Estar triste durante algunos días seguidos de nuestra vida entra dentro de lo normal, no podemos estar contentos o felices todo el rato. Y es normal que nos sintamos tristes durante un tiempo después de que nos pasen cosas importantes. En estos casos hemos de vigilar que esta tristeza no se prolongue en el tiempo o nos empiece a afectar en nuestro día a día.

Es frecuente que los síntomas de la depresión que fluctúen a lo largo del día y que las personas se encuentren mucho mejor cuando llega la noche, otras pueden estar mejor por la mañana… Pero no tienen por qué estar todo el tiempo presentando estos síntomas. Las personas con depresión también pueden reírse en un momento determinado, y eso no quiere decir que estén fingiendo el resto del tiempo, o que estén exagerando sus síntomas, sino que hay períodos del día donde se pueden encontrar mejor o más tranquilas.

¿La depresión tiene tratamiento?

Sí, la depresión tiene tratamiento farmacológico y también psicológico, y ambos se complementan y son necesarios para poder alcanzar una pronta recuperación total de la funcionalidad de la persona.

La funcionalidad de una persona es la capacidad de realizar las actividades básicas del día a día: en el trabajo, en casa, con la familia, amigos, de cuidado de sí mismo…

El tratamiento de la depresión ha de realizarse cuando la persona nota los primeros síntomas, para que las medicaciones hagan efecto cuando antes, y también la psicoterapia tendrá que ser mucho más exhaustiva.

Muchas personas piensan que iniciar un tratamiento para la depresión es una especie de fracaso personal, de no haber sido capaces de haber superado por si mismos alguna dificultad. Esta es una creencia errónea ya que la depresión no se elige y no depende de ser fuertes o no. Afortunadamente, cada vez más personas acuden a pedir ayuda, y en Barcelona cada vez vemos que el estigma contra la depresión está disminuyendo. Pero aún nos queda mucho por hacer.

Call Now Button
×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?